Mostrando entradas con la etiqueta Alameda de Hércules. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alameda de Hércules. Mostrar todas las entradas

La Terraza (Alemeda de Hércules)

0 comentarios


En El Tapeador somos grandes frecuentes de nuestra amada Alameda de Hércules, lugar prolífico en cuanto a bares y locales, plaza cambiante en la que no paran de abrir nuevas tabernas, restaurares, discotequillas y antros por doquier.

Nos enteramos que el grupo del Duo Tapas, (próximamente dueño de toda la plaza) había abierto un nuevo local justo al lado de sus hermanos, el primero mencionado y el Sidonia. Y allí que nos fuimos a probarlo el sábado noche. Nos referimos al nuevo local llamado La Terraza.


Obviamente y como somos listas, reservamos con antelación. Si no, os adelanto que nos hubiera resultado bien difícil cenar allí ya que estaba como suele decirse de "bote en bote".
El rollo es parecido al del Chifa (también de la misma cadena) y la decoración es bonita, el local es amplio y tienen como mil camareros para atenderte.

Cosas que me han encantado del La Terraza: que tienen cervezas artesanas de tirador y también en botellines. Que tienen muchísimo personal atendiendo y son muy agradables. Que puedes elegir entre tres cartas y es como si comieras en tres sitios a la vez!


Os explico esto último. Sidonia, Duo Tapas y La Terraza son tres locales practicamente pegados y del mismo grupo, en calle Calatrava (ya casi Alameda). Cada uno tiene su propia carta, pero en los tres locales puedes pedir las cartas de los otros dos y disfrutar tapas de unos y de otros. Los camareros salen y van al otro bar y te traen tu tapita y esto mola un montón!!

La carta de La Terraza es, de momento, la más cortita de las tres, pero variada y riquísima. Pedimos la ensaladilla de pollo al curry que fue de mis platos favoritos de la noche.


Variamos con las demás cartas y de entre los tres locales deglutamos tapas como: croquetas variadas, verduras en tempura (tapa enooooorme), rissoto cuatro quesos, rissoto de boletus, tartar de atún y
solomillo con verduras, que vino muy bien presentado en una especie de plato-barco pero luego estaba un poco tieso.

Y para acabar, la guinda la pusieron las tartas caseras de queso con dulce de leche y zanahoria, que estaban por supuesto riquísimas.



Pagamos 14€ por cabeza, un precio irrisorio para lo bien que comimos, así que ¿qué os puedo decir? pues que sin dudarlo debéis probar este nuevo local y disfrutar de las viandas exquisitas de 3 bares en 1, de buena calidad y con un ambiente la mar de agradable.

Valoración 

Mano de Santo

0 comentarios


Lleva solo un par de meses abiertos y como buena "alamedera" que soy tenía que probarlo. Su nombre es Mano de Santo y se encuentra en plena Alameda de Hércules, en el número 90. El local es bonito y muy nuevo, con algunas mesas fueras para poder disfrutar del ambiente de esta ya famosa plaza.

Me gusta la comida mejicana, en mi vida no he tenido muchas oportunidades de probar la de verdad pero sí alguna que otra y tenía gansa de probar éste a ver como se daba, según tenía entendido el restaurante servía cocina mejicana de verdad, no la típica tex mex que podemos encontrar en casi cualquier restaurante familiar.

La carta no es muy extensa pero suficientemente variada, además es muy barato ya que los platos son más bien en tamaño tapa, por lo que rondan los 3 ó 4€.

Para empezar pedimos un cuenco de guacamole con nachos (éstos eran de los tradicionales, no nachos de mentira ni doritos), el guacamole me encantó, no estaba picante en general aunque algunos trozos sorprendían y picaban por los trocitos de pico de gallo, así que no lo recomiendo a las personas que no soportan el picante.

Seguimos y pedimos algunos tacos (el barbacoa de cordero y el pastor),  y quesadillas para compartir.
El resultado fue más que decepcionante, no puedo decir de ninguno de los platos (exceptuando el guacamole) que realmente me gustara, me resultaron sosos y nada sabrosos, además la cebolla cruda le quitaba el sabor a la carne.

Uno de los tacos traía un buen trozo de tocino/grasa pegado a la carne con el que me engollipé y tuve que expulsar...resumiendo, no pienso volver.

Se nota que pretenden servir comida tradicional mejicana, pero desde mi punto de vista deben esforzarse más por hacer los platos más sabrosos y vistosos ya que no dicen nada. No me importaría pagar un par de euros más pero por más calidad.
Alguna salsa, queso, tomate o verduritas picadas, frijoles...no le hubieran venido nada mal de acompañamiento a los platos.

Lo cierto es que no me gustó nada por lo que no puedo recomendarlo, mi valoración es negativa.




Karpanta

0 comentarios

Karpanta el Tapeador

Karpanta se encuentra en plena Alameda de Hércules nº7, en el mismo local donde antiguamente podíamos encontrar El Diablito. Este local se presenta como una alternativa a bajo precio en la zona y  se vende bajo el eslogan "Café, Pizza y tapas" un mix algo extraño que a nosotras no nos dejó muy buen sabor de boca.

Karpanta es el típico local en el que sabes que la comida te costará seguro menos de 10€ pero desgraciadamente la calidad no estará a la altura. Al menos nuestra experiencia fue bastante pésima.
Empecemos por lo positivo: el local es agradable y tiene buen tamaño, además posee una buena terraza fuera que en primavera promete ser una ubicación muy cotizada.
Las pizzas son baratísimas y tienen un buen tamaño, son finitas y aunque no traen muchos ingredientes la verdad es que relación calidad precio es inmejorable.

Karpanta el Tapeador
Desgraciadamente de la pasta no podemos decir lo mismo, no nos pareció recién hecha y resultó un poco pasada y la salsa carbonara claramente no era casera y era todo nata. Los fritos son todos sin duda congelados e insípidos.

El servicio tampoco destacó, no son especialmente agradables y no te preguntan antes de llevarse tus cubiertos y platos. No fueron lentos pero tampoco rápidos, poco personal para tantas mesas como suele pasar en locales "low cost".

En resumen deciros que todo sabe muy precocinado y que es el típico local al que ir si no tienes más remedio, al que ir si no eres muy exigente con los platos o al que ir si quieres que tu bolsillo no lo note demasiado.

Valoración

Karpanta el Tapeador

Buoni le pizze

0 comentarios

El viernes 26 de septiembre tuvimos la oportunidad de participar en un evento en la pizzería Buoni le pizze situada en la calle Amor de Dios nº56. El objetivo principal de este evento era que conociéramos la forma de elaborar sus pizzas, probáramos toda su variedad y de paso que los blogueros gastronómicos nos pusiéramos cara :-)  ¡Hola a Infotapas y a Sevilla tapas!

En primer lugar es necesario hablar del concepto de Buoni. Su objetivo es ofrecer al cliente un producto verdadero y sin etiquetas de gourmet o fast food. Se concentran en el producto, sin dejarse influir por modas o estereotipos, y ofreciendo un precio que demuestra que lo bueno no tiene porqué ser caro. 
Surtido de pizzas. Buoni le pizze. El Tapeador Sevilla. Lo más curioso fue la explicación de la elaboración de la masa. Traen la harina de trigo blando de Italia y la masa se deja fermentar durante 24 horas, lo que ayuda a la digestión. Nos dejaron entrar en la cocina y ver la máquina en la que hacen la masa. Algunos incluso cogieron un pellizquito. Damos fe de que en esta pizzería la masa no es congelada.
También son italianos el queso y los embutidos, no así las verduras, que son frescas y de temporada.

Surtido de pizzas. Buoni le pizze. El Tapeador Sevilla. Mientras degustábamos la ingente cantidad de pizzas que nos ofrecieron nos iban contando la historia y anécdotas de cada una, la diferencia entre pizza y focaccia... por ejemplo: la focaccia rossa es la consumida en Italia de forma habitual y sus ingredientes son tomate y orégano.

Pudimos probar de todas las variedades que en este momento tenían en el establecimiento y aunque no recuerdo ahora el nombre de todas :-/  sí los ingredientes. Destacamos la lardosa: patata, mozarella, lardo toscano y cebollino fresco; guanciale: calabaza al horno, pecorino romano, guanciale romano, cebolla y romero; calaricotta: con queso ricotta, calabacín, cebolla blanca, pimienta negra molida y pimienta roja en grano; y otra con tomates cherry y berenjenas. Esto no quiere decir que las demás variedades no estuvieran ricas, es que éstas estaban riquísimas.
Surtido de pizzas. Buoni le pizze. El Tapeador Sevilla. Para que os hagáis una idea de todas las porciones que nos dieron a probar, os comento las variedades que ese día había en el restaurante: focaccia cipolle, focaccia rossa, pizza del día, pizza parmigianina, pizza colaricotta, pizza fiordilatte, pizza Gorcip, pizza margherita, pizza guanciale, pizza Acciughino, pizza chicha, pizza patatosa, pizza lardosa y pizza 3Q.

En el 2014 hicieron una ampliación del local y también incorporaron una cremería o heladería en la que sirven helado cremoso y fresco mantecado al momento con leche fresca. Esto significa que el helado no dura más de dos días en el local y así también van cambiando los sabores que pueden ofrecer. De momento las variedades que tienen disponibles son crema antica y fragola, a los que se le pueden añadir toppins y siropes como de chocolate o avellanas del Piamonte. Los precios de las tarrinas y los cucuruchos es el mismo: 2€. También hay versión para llevar: tarrina mediana 6€ y grande 11€.
Cremería Buoni le pizze. El Tapeador Sevilla. Tienen también tartas y galletas.
Nosotros pudimos probar la copa especial, que consiste en crema antica, fragola, toppin de chocolate y sirope de chocolate. Y también un cucurucho de crema antica. Todo súper rico.

Respecto a las bebidas, tienen cervezas españolas e italianas y vino español y también chupitos de limoncello. 

Cucurucho de crema antica. Buoni le pizze. El Tapeador. Agradecer a Buoni le pizze la atención que tuvieron con nosotras por habernos invitado al evento y también a todos los trabajadores del local por atendernos tan bien, hacernos demostraciones especiales y dejarnos entrar un ratito en la cocina.

Por último indicaros que aunque no tienen servicio a domicilio sí es posible hacer encargos de pizza para eventos y celebraciones, y dependiendo de la cantidad sería posible servirlas a domicilio. ¿Habéis leído y visto todo lo que comimos? Pues sólo costó 36€. ¡Es una apuesta muy asequible!

Por todo lo que os hemos contado nuestra valoración es


Si queréis seguirlos por las redes aquí tenéis su Facebook y su Twitter, donde podréis ver todas las fotos de este fantástico día. 


Plaza Chica

5 comentarios

Cuando las redactoras de El Tapeador nos enteramos de que habían abierto un nuevo bar en La Alameda no dudamos en acercarnos a echar un vistazo y probar algunas de sus recomendaciones.
El local en cuestión se encuentra al final de dicha plaza, pegado al Cine Alameda, y lo han bautizado con el nombre de Plaza Chica.

Sobre la carta os diremos que es variada, con un poco de todo, y aunque no es cocina fusión ni se han comido mucho la cabeza para hacer la selección en El Tapeador siempre hemos preferido comida de siempre, pero bien preparada.

Entre las tapas que probamos se encontraban las típicas croquetas de puchero, solomillo en salsa cabrales, ensaladilla, chipirones a la plancha, bacalao a la cazuela con langostinos y algún que otro montadito. Ya veis que elegimos un poco de todo, tapitas tradicionales.
Plaza Chica El Tapeador

Empecemos con la ensaladilla; te la sirven en un plato/cuenco y es una cantidad bien despachada, no tiene demasiada mayonesa cosa que agradecí enormemente y aunque no es una delicia está bastante bien. 
Las croquetas me dejaron un poco indiferente, te las sirven en un vaso de vino, 4 en una tapa, con patatas chips (esto no me gusta)...no sé hasta que punto son caseras, como digo de sabor me resultaron algo insípidas, sin chicha ni limoná.
Plaza Chica El Tapeador

Los chipirones fueron un acierto, esta es una tapa que me encanta, pero es delicada. En este caso estaban muy bien cocinados, ni duros ni demasiado blandos y sin ningún desperdicio. Esta tapa la sirvieron con un poco de ensalada, algo sosa.

El solomillo al cabrales fue una de las satisfacciones de la noche. La tapa (de muy buen tamaño) viene con patatas fritas cortadas en dados y una salsa de cabrales por encima que me pareció deliciosa, no estaba aceitoso y la carne era de buena calidad.
El bacalao por su parte nos decepcionó un poquitín, y es que se veía de buena calidad pero se les quedó pegado en la cazuela de barro, obviamente el quemado hizo que se perdieran los sabores y la tapa no fue gran cosa, a pesar de que fue la más cara (3,50€).
Plaza Chica El Tapeador

Y por último decidimos probar un montaíto Piripi, con queso, tomate, bacon y lomo. La sorpresa es que también los sirvieron con papas fritas en dados, el montao era grande, el pan no estaba duro ni chicloso y los ingredientes buenísimos. En mi opinión mejoraría el queso, que era de lonchas como tranchetes. Cuando vi el queso pensé que el sabor no sería prometedor, pero me equivocaba. El piripi fue una de las mejores elecciones de la noche, estaba para chuparse los dedos.

La terraza en plena Alameda es agradable y el bar por dentro también, aunque tienen el Aire acondicionado a toda pastilla, pienso que lo suyo es disfrutar de la terraza. Tienen caracoles propios de la época, que por supuesto habrá que ir a probar.

El Plaza Chica no se va a convertir en uno de mis bares de cabecera, pero para ir de vez en cuando y si sabes que pedir es una opción más que válida.

Valoración:


Especial El Tapeador: caracoles

1 comentarios

Si hay algo por lo que a los sevillanos nos encanta la primavera no es por la Semana Santa, la Feria, porque los días son más largos o el tiempo mejora... ¡no! ¡Es porque se puede empezar a comer caracoles!

El Tapeador, fiel a su estilo de salir a tapear, ha probado algunos de los bares más típicos y famosos en el arte del caracoleo y aquí tenéis el ranking de resultados que se irá actualizando según avancemos en la ruta del caracol.

1) Bar Zurbarán, situado en la Plaza de Zurbarán (Pasaje de los Azahares/ calle José Gestoso). Aunque ha sido el último en aparecer se ha colocado rápidamente en el primer lugar. Los culpables han sido sus caracoles picantitos y su rico caldito lleno de tropezones. Si aún no habéis ido no os lo podéis perder.

2) Bar Umbrete, situado en la Plaza del Pumarejo. Aquí tenemos dos especialidades a destacar: los caracoles y las cabrillas. Los caracoles están súper ricos también; normalmente en su punto justo de picantes. Aunque lo que merece la pena de este bar son las cabrillas; así gorditas, con su salsa de tomate con tropezones de jamón y cachitos de pan para mojar en la salsa.

3) Bodega Norte Andaluza, situada en la Alameda de Hércules. ¿Quién imaginaría que en este bar hubiera unos caracoles tan ricos? Pues sí, picantitos y bastante colmada la tapa. Aunque para ponerle un "pero" creo que los caracoles eran un poco pequeños.

4) Café bar Mega, situado en la calle Macasta. Sí queridos amigos, el Mega también hace unos muy ricos caracoles en su punto justo de picantes y, como es siempre habitual en ellos, en grandes cantidades.

5) Bar Rodríguez, situado en la Plaza de San Antonio/ calle San Vicente. Durante muchos años ha sido nuestro bar preferido para caracolear, pero este año ha bajado en el ranking de caracoles. La verdad es que no estaban muy bien conseguidos y las medias raciones, comparadas con los otros bares que os hemos presentado, son un poco escasas.

Come caracoles. El Tapeador.

Red House Art&Food

1 comentarios

Red House Art&Food El Tapeador
Añadir leyenda

El Tapeador ha pasado ya muchas veces por este maravilloso local que es el Red House Art&Food, (Calle Amor de Dios) pero nunca nos habíamos parado a almorzar o cenar, habíamos probado sus tartas, tostadas, zumos...pero no la carta. La semana pasada solventamos este inconveniente y cómo no podía ser de otra manera venimos a contároslo.

Si no conocéis aun este local tan innovador y original del centro estáis perdiendo vuestro tiempo. El Red House ha sido un éxito desde que abrió y no es para menos, ya que en Sevilla ya van haciendo falta locales como éste, que den otro aire a la ciudad.
Red House Art&Food El Tapeador

¿Qué tiene de original la Casa Roja? Pues para empezar es un gran espacio decorado con muebles de antaño que venden y que cada pocos meses cambian, todo en el local está a la venta, tanto el mobiliario como la decoración. Además siempre cuentan con modernas e innovadores exposiciones de arte con cuadros, platos, fotografías, etc.
El Red siempre ha jugado a ser un local acogedor y por eso lo venden "como estar en casa", y es cierto que tiene un aire especial, difícil de conseguir, en el que te sientes muy a gusto, quizás sea porque nos recuerda a la infancia por el tema de los muebles.

Red House Art&Food El Tapeador
El Red ofrece variedad de desayunos típicos, tostadas, zumos naturales de frutas según la temporada, tartas de chocolate, plátano o zanahoria riquísimas y una carta no muy extensa pero muy bien seleccionada para almorzar o cenar. No tienen cocina, por lo que son platos cocinados al horno/grill o al microhondas y mucha ensalada o tablas de patés, quesos o chacinas.

Nosotras nos decidimos por probar un par de cosas (sólo éramos dos y la carta era para pedirla entera), primero pedimos una tabla de patés. La presentación fantástica en una tablita de madera, dos botecitos de cristal con buenos trozos de patés dentro, panecillos en tostas y los cuchillos, los patés estaban exquisitos, no eran de alta gama pero eran buenos y suaves cada uno con su toque especial.
Red House Art&Food El Tapeador

La segunda elección fue la quiche de verduras con queso de cabra que además llevaba champiñones y calabacín, calentita y de nuevo con una presentación perfecta, la quiche no es de mis comidas favoritas pero estaba muy rica, esponjosa y en su punto, con unas hojas de rúcula por encima que le daban un buen toque.
Para dos personas no nos pudimos acabar lo que pedimos, así que las raciones son generosas, aunque es cierto que los precios rondan entre los 4 y 5€ por "plato".

Obviamente Red House cuenta con wifi y de hecho se ha convertido en un espacio popular donde la gente se reúne para trabajar, estudiar, hacer punto o simplemente charlar en un ambiente agradable. Han conseguido crear una novedad, un espacio estupendo sin terraza que está triunfando en Sevilla. El Red para mi gusto es un sitio más de invierno pero en verano también resulta agradable para escapar del calor agobiante de nuestra ciudad.
Mi enhorabuena, os habéis convertido en uno de mis locales preferidos en la ciudad.

Valoración:



Nota: Deben contratar más personal cualificado y menos becario, a veces el local está lleno y tardan mucho en atenderte.

Los Alcores

0 comentarios

Y aunque parece que los redactores de El Tapeador estos días se estaban diversificando, no pueden evitar volver siempre al barrio, y por aquí estoy yo. Hoy os traigo la crítica de Los Alcores, situado en la calle Barco, en la zona de la Alameda de Hércules y enfrente de La Fábrica, local del que ya hemos hablado en nuestro blog.

Fachada restaurante Los Alcores.
Fachada de Los Alcores.
Tomada de azahar-sevilla.com 


Solomillo al eneldo. Restaurante Los Alcores.

Es un restaurante al que tenía muchas ganas de ir; me gustaba mucho pasar por la puerta y ver sus hules de plástico de colores, así tipo "cena en el patio en verano". Además, siempre hay bastante gente, por lo que supuse que su cocina era buena. Y no me equivoqué.

Existe otro restaurante Los Alcores en Triana de la misma cadena. Este local de la Alameda tiene un salón en la planta baja y otro en la planta de arriba, además de algunas mesas fuera rodeándolo. Nosotros, fieles al estupendo tiempo de Sevilla, preferimos sentarnos fuera.

La especialidad de la casa es el solomillo al eneldo. Y a mi que no me gustan nada las salsas ;-) , pues me decanté rápidamente por él. No tenía ni idea de a qué podía saber el eneldo y la verdad es que me gustó mucho. Para volver y repetir.

Me llamó mucho la atención que en la carta hubiera ensaladas por personas: individual, para dos y para cuatro (2'50 - 7- 12). ¡Es una idea estupenda! Hay veces que quieres ensalada pero tu acompañante no y al final no la pides. Los Alcores han dado con la solución perfecta. Súper punto para ellos.

Revuelto de boletus. Restaurante Los AlcoresOtras tapas que pedimos fueron croquetas caseras, que estaban normalitas, y chipirón a la plancha que estaba muy rico. A mi las huevas me gustan mucho pero tras una última mala experiencia con ellas no hace mucho les he cogido un poco de manía. Mi acompañante pidió huevas fritas y yo me resistía a probarlas, pero he de reconocer que estaban también muy buenas. Aún así, tardaré tiempo en volver a comerlas.
La última tapa que pedimos fue el revuelto de boletus. Lo trajeron  muy bien presentado y acompañado de mini toast, pero las ansias por comer hicieron que lo estropeáramos muy pronto. Creo que fue la mejor tapa de la noche. Los boletus estaban deliciosos y el huevo cuajadito... ¡qué rico!

Huevas fritas y chipirones a la plancha. Restaurante Los Alcores. No tomamos vino porque yo estaba maluzcona pero la carta era bastante interesante. La próxima vez que vaya pediré alguno y seguiré probando los platos de la carta, en especial los revueltos, que tenían muy buena pinta.

El precio ronda los de la zona, entre 2'50-3€ las tapas, 7-8€ las medias y 10-12€ las raciones.

Me gustaría destacar el servicio de camareros. Son súper lindos y  muy simpáticos, te atienden rápido y te aconsejan muy bien. 

Valoración: 

Rico, rico y con fundamento


La Clueca

2 comentarios

el tapeador la clueca

Desde que abrieron este local hace un par de meses, en El Tapeador hemos estado tentados de probarlo. Esta semana anterior por fin tuvimos la oportunidad y venimos a contároslo.

La Clueca es un nuevo e innovador negocio ubicado en la calle Orfila, su originalidad la vemos no sólo en su decoración y forma de atender, si no en su carta. La Clueca pretende vender gastronomía de antaño, de la de abuela, a precios asequibles a todos los bolsillos, con una carta muy cortita en cuanto a variedad, su especialidad son las tortillas de patatas recién hechas, eso sí, de éstas hay más de 30 para elegir.
http://elcorreoweb.es/2014/02/07/algo-mas-que-tortillas-recien-hechas/

Hablemos primero del local y su sistema. La decoración es sencilla pero muy bonita, los colores corporativos el celeste y el amarillo huevo, el local tiene mesas altas y bajas de metal con sus respectivos bancos y todo es limpio y bonito.
En cuanto al sistema creo que es una equivocación, ya que han optado por la rapidez del "fast food", pides y te dan una bandeja (muy chic imitando a una de plata) con tus bebidas y tus cubiertos, acompañado del ticket, pasados unos minutos te sirven la comida en tu mesa. Desde mi punto de vista esto le quita algo de estilo al local, que podría ser mejor si simplemente te tomaran nota y sirvieran como en cualquier otro bar.

el tapeador la clueca
Hablemos ahora de la carta, para empezar las tortillas, tres tipos: suaves, intensas y para sibaritas. La diferencia, además del precio, reside en los ingredientes que les quieras poner a cada una, los precios rondan desde los 3€ a los 4,5€ y hay verduras, diferentes tipos de queso, chacinas y algunas cosas más para elegir, puedes decantarte por una ya preparada o hacerla a tu gusto, también decir que te lo preparen todo revuelto en vez en tortilla (me gusta mucho esta idea), la tortilla la sirven encima de una rebanada de pan del mismo tamaño, con un poquito de aceite (las pedimos de cheddar y champiñones y de atún). El tamaño es más que aceptable para una sola persona, yo diría que más bien son para compartir, nosotros nos pedimos dos tortillas para dos personas y fue más que suficiente, y más aun si pides algo de "aperitivo" o alguna tapa de las que ofrecen, como carrillá o serranitos.
Si quieres empezar con algo más ligero te ofrecen sopa de temporada (de picadillo con su huevo y su jamón), también gazpacho o ensalada, todos los platos a 3,50€.

También hay un menú (al que llaman picnic) por 6,50€ que consiste en sopa o ensalada, tortilla y bebida. Y No olvidemos sus postres, que son muy originales: ofrecen tortillas dulces, de arroz con leche, crema catalana o chocolate casero.
el tapeador la clueca
Para el que quiera tomarse una cerveza o una tapa rápida La Clueca ha colocado unas mesas fuera al estilo cervecería, no tienen bancos pero puedes disfrutar del buen tiempo sevillano acompañado de una tortilla recién hecha. Siendo como soy no tengo más remedio que destacar y darles un gran punto a favor ya que sirven Cruzcampo, ¡muy importante! fría y en jarra, como debe ser.

Ahora la paso a daros la opinión después de los datos, y es que la pura verdad es que esperaba algo más de este sitio. A todos nos gustan las tortillas de patatas y el problema es que estamos acostumbrados a las de nuestras madres, abuelas o a las nuestras, cuajadas a nuestro gusto, con ingredientes de calidad, etc. Éstas tortillas están bien pero claramente hechas a la plancha, por lo que de alguna manera no son las de siempre, están algo secas, pero de sabor más que aceptables.

Tampoco me gusta ese aire de franquicia que tienen (que pierde identidad), a pesar de ser el primero, esto se debe a que piensan franquiciarse en breve. Otra cosa que me ha parecido extraño es que aun no tengan web.

Valoración:



Az Zait

4 comentarios

Fotos de Restaurante Az-Zait, Sevilla


Hace bastante tiempo que el equipo de El Tapeador tenía ganas de pasar por el conocidísimo restaurante Az Zait, ubicado en la Plaza de San Lorenzo. Aprovechando que (imaginamos debido a la crisis) ahora también ponen tapas el otro día pasamos por delante y no pudimos contenernos. Ahí va nuestra experiencia:

Para comenzar hablaré un poquito del sitio, decir que es acogedor, la zona de tapas está en el salón-entrada, que es al que se entra directamente desde la calle. Ya a la derecha hay una puerta por la que se accede a los salones más íntimos donde sirven la comida del restaurante. El restaurante es acogedor, decorado al estilo "francés", la pared entelada, lamparitas en las mesas, todo muy chic y clásico a la vez.
Los camareros van muy bien uniformados, el servicio fue excelente, son educados. El local inspira ese rollo de "sitio bueno" donde la gente susurra y nada está fuera de lugar.
http://lacuisinedelsur.wordpress.com/2013/07/30/az-zait/

Bueno, ahora vamos a lo que nos interesa: la comida. Para ir abriendo boca pedimos un foia envuelto en papel de oro con mermelada y panecillos que aunque era algo pequeño y para mi gusto lo sirvieron demasiado frio, la verdad es que estaba bueno.

Yo me aventuré a pedir Ravioli relleno de langostinos y setas, está fue la gran decepción del día, por varios motivos, primero el sabor, que era bastante normal. Pero mi gran asombró llegó cuando me presentaron el plato y vi que la tapa se trataba de un solo ravioli, ni dos, ni tres, ni cuatro. Uno.
Esta tapa costaba casi 5€, ni que decir tiene que estuve por tirársela a la cara, pero aquí donde me veis tengo buenas maneras. Así que me comí mi triste e insípido ravioli con un langostino y una seta y pedí otra tapa a ver si resultaba menos decepcionante.

La siguiente elegida fueron migas, servidas con cebolla caramelizada y pasas. De modo que un plato al que estamos acostumbrados como salado lo servían con esa mezcla dulzona que aunque estaba buena no me acababa de convencer. La presentación molaba ya que venía en una cazuelita como de juguete, roja y ardiente. Esta tapa fue algo más abundante que las anteriores.

Enchilada de pollo fue la cuarta elegida. Misma presentación que las migas, fue la tapa que más me gustó aunque obviamente me supo a poco, todas las tapas eran demasiado pequeñas para mi gusto y está estaba buena porque sinceramente era difícil fallar con pollo con algo de verduras y queso gratinado. Decir que estaba muy bien especiada.

Por último y decidiendo que lo mejor es lo de siempre pedimos unas típicas Papas Bravas a ver si había suerte.
Está fue la tapa más barata y más abundante de todas, la salsa era casera y aunque no picaba ni es la mejor que he probado tampoco desmerecía, pero no dejaban de ser unas habituales papas bravas sin nada de especial.

Cómo habéis leído y os imaginaréis el sitio resultó de lo más decepcionante. Había oído maravillas de Az Zait, de su comida y de todo, y la verdad es que me decepcionó muchísimo. No sé si el restaurante funcionará mejor, si la comida será más buena y los platos más abundantes, pero a mi las tapas me parecieron un gran timo, carísimas para la cantidad pero sobretodo para la calidad de los platos.
Si hubieran estado exquisitas no habría queja, pero es que no lo estaban. No sé si en el futuro me animaré a probar de nuevo, pero de momento se me han quitado las ganas por una temporada de volver al Az Zait.

Valoración:


Fotos: La cuisine del Sur

Cup Cakes & Go

0 comentarios

Portada del Cupcakes & Go Alameda
Cup Cakes & Go Alameda 
Siempre hablamos de bares y restaurantes, pero hoy vamos a cambiar de tercio para traer a El Tapeador una tienda de pastelillos llamada Cup Cakes & Go. Existen dos en Sevilla: una en Puerta Osario y otra en la Alameda (calle Amor de Dios nº 60) que es de la que yo voy a hablar.
He pasado todo el verano viendo las obras de remodelación del local que actualmente ocupa Cup Cakes & Go pero he tardado varios meses en decidirme a entrar porque yo no soy muy dulcera. Han sido los carteles promocionando los desayunos y las ofertas saladas los que finalmente me han decidido a entrar. Arrepentida me hallo por no haber probado las cupcakes antes. 

Interior de Cupcakes & Go
Interior de Cupcakes & Go
Pared de Cupcakes & Go
Interior de Cupcakes & Go
El local es súper cuqui, con una decoración ideal. No es muy espacioso, sólo tres o cuatro mesas para sentarse más las dos ventanas que hacen de barra. También es posible sentarse en las barras con taburetes que tienen fuera.

Hablemos ya de lo que realmente nos interesa... ¡la merienda! Evidentemente, el plato estrella son las cupcakes, que puedes encontrar de todos los sabores y presentaciones que te puedas imaginar. Para
Cupcake de chocolate con almendra crujiente
Navidad están haciendo unos pastelillos súper bonitos, también tienen muffins de milka o nocilla e incluso los tienen con el logo de Facebook ^_^ (para los frikis que andamos por aquí). El precio de cada una ronda 1'50-2€ dependiendo del tamaño y la sofisticación.

Existen ofertas de merienda que consisten en un cupcake + café/té/chocolate por sólo 2€. En este caso sólo se puede elegir entre las  dos cupcakes del día. No sé si es que siempre coincido que voy el mismo día pero de momento sólo he probado la de canela y naranja y la de chocolate con almendra crujiente. Los fines de semana suelen tener sólo la de vainilla que decoran de formas diferentes cada vez. Mi favorita es la de chocolate con almendra crujiente... mmm ¡chocolate!


Croissant relleno de Cupcakes & Go
Tostada de jamón de Cupcakes & GoTienen también otro tipo de meriendas por si no somos todo lo dulceros que requiere el local. Por ejemplo, el croissant relleno de jamón york y queso + bebida también cuesta 2€, y la oferta de desayuno -que también se puede pedir en merienda- compuesta de una tostada con jamón, tomate y aceite + bebida por 1'80€. La única pega para un sitio tan cuqui es que las bebidas las ponen en lata, por lo que pierde un poco de "glamour" y que el jamón no es bueno bueno. Con toda la calidad que tienen sus productos no importaría que el desayuno costara un poco más y fuese jamón bueno.

En las vitrinas podemos encontrar helados todo el año -tendréis que contarme cómo son porque tengo alergia y no los puedo probar- y una enorme variedad de tartas: frambuesa, manzana, sacher, de zanahoria, de queso y arándanos, de dulce de leche... a 2'50€ cada porción.
Tienen también gofres, merengues, pastelitos árabes (0'80€ unidad), napolitanas, palmeras, palos de nata y crema, donuts, conos de chocolate rellenos de nata... y además caramelos, piruletas... y pan artesano.

Voy a hablaros de las bebidas, que no va a ser sólo comer... tienen seis o siete variedades de café: cappuchino, mokka... dos de té: rojo y negro, smoothies y granizadas.

Si no podemos quedarnos a tomar nada en el local también podemos llevarnos las cupcakes a casa. Las chicas que trabajan en la tienda son encantadoras y preparan unas cajas monísimas para una, dos, cuatro, seis o doce cupcakes. El precio es de 50 céntimos excepto si compras la caja de doce que te la regalan.

Y si tienes alguna ocasión especial que quieras festejar con una tarta, pregunta bien por las de fondant o las de toda la vida. Hacen unos diseños deliciosos.

Si quieres tener más información sobre este local, puedes consultar su página de Facebook. 

Nuestra valoración: 

Valoración Super de puta madre

La Fábrica

2 comentarios

El otro día me animé a probar un nuevo bar que han abierto detrás de la Alameda. Su nombre es La Fábrica y se encuentra en la Calle Correduría nº 1, en su fachada podréis leer "Vinos y Picoteo".

Sobre el local, es acogedor y decorado vintage y con gusto, mesitas de madera pintadas de diferentes colores y barnizadas como antiguas, cajas de vinos, etc. Es bonito, también cuenta con lo indispensable: una terraza muy apañá fuera, nosotros nos decidimos esta vez por el interior ya que era tarde y hacía rasquilla.

El bar me gustó, no es especialmente barato (para la zona en la que está) pero en realidad los precios estaban a la orden del día, las tapas entre 2,90 y 4.90€, la mayoría tirando hacía arriba. La carta no es demasiado extensa aunque tiene suficiente variedad y desde luego está perfectamente confeccionada, se te antoja absolutamente todo, porque son tapas (la mayoría) originales y difíciles de encontrar en otros lugares, y esto me gusta.


Hablemos de lo que nos interesa, las tapas:
Para ir abriendo boca pedimos una ensalada de queso de cabra, con un gran medallón de exquisito queso, un poco de cebolla caramelizada y su exquisita vinagreta, la verdad es que me encantó y llena muchísimo.
Para ir probando también pedimos el tataki de presa, con verduras asadas que era un pisto alrededor, en su punto de cocina y lo más importante, en su punto de sal. Exquisito.
Seguimos con la ensaladilla, que fue la tapa más normalita de la noche, la ponen presentada en una lata de sardinas y aunque estaba buena tampoco estuvo a la altura, demasiado condensada, no me hacen gracia las ensaladillas que son una pasta.
Otra tapa que elegimos fueron las clásicas papas bravas, que me encantaron, tres o cuatro papas pequeñas, enteras con su piel y todo, asadas y con exquisito mojo picón por encima, en su punto y lo mejor, no estaban saladas (como las papas arrugás), todo un acierto.

Seguimos con la tapa de Pinchito Andalú, dos pinchitos (algo pequeños) de cerdo, con cous cous debajo cocinado con pasas y cebolla caramelizada, esta tapa que puede parecer tan sencilla me sorprendió muchísimo, primero por la calidad de la carne y cómo estaba cocinada, increíblemente bien. El cous cous normal pero se agradece el acompañamiento.

También tenían una amplía variedad de vinos, aunque la chica que nos atendió no me supo muy bien recomendar uno ni hablarme a fondo de ellos, les recomendaría una carta para poder elegir mejor, ya que finalmente pedí Rioja de la casa y no era nada del otro mundo. Por iotro lado decir que el servicio fue bueno y atento.
Está más que claro que volveré ya que quiero seguir investigando los vinos y esa estupenda carta, me quedé con las ganas de probar el risotto acompañado de habitas y los calamares en su tinta con arroz.

Valoración:


 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->