Mostrando entradas con la etiqueta bar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bar. Mostrar todas las entradas

Ultramarinos bar El Veedor

0 comentarios

El Veedor es el primer bar al que fui en Cádiz, me llevó mi linda Lucía y la verdad es que es al que más fiel le soy. No hay semana en la que no vaya por lo menos una vez.

Tienda de ultramarinos-bar El Veedor Esta tienda de ultramarinos- bar se encuentra en la calle Veedor esquina con la calle Vea Murguía. Es un local muy estrechito con techos altos y estanterías de madera repletas de alimentos ricos. El local se divide en dos partes aunque en los momentos de máxima afluencia casi que se convierte en uno nada más. La primera "parte" y más pequeña porque sólo consta de un mostrador-refrigerador cara el público es la tienda de ultramarinos. Allí se puede encontrar chacina al corte, productos del atún barbateño (love love love), latitas gourmet de cosas ricas (mejillones, anchoas, berberechos, atún...) y también productos del día a día (Cola-cao, galletas María, patatas fritas, aceite....). La tienda de ultramarinos no es especialmente barata, pero bien es cierto que la calidad hay que pagarla y que en El Veedor hay mucha mucha calidad.

Tortilla rellena de espinacas y queso. Tienda de ultramarinos- bar El VeedorLa segunda "parte" y la que yo más frecuento es el bar propiamente dicho. Me habían hablado maravillas de sus tortillas rellenas y a decir verdad, se habían quedado cortos. Tienen mucha variedad: tortilla de patatas "simple", rellena de ahumados, de espinacas y queso, de berenjenas con jamón york, de espárragos....  Estas son las que yo he probado y no puedo elegir una, la verdad; todas están exquisitas. Quizá hoy me quede con la de espinacas y queso... pero sólo hoy.
Entre sus otras maravillas se encuentra el jamón, el queso de cualquier variedad (payoyo, manchego), el atún al limón, la carne al toro, la carne de venado en salsa, las habitas con jamón, los chicharrones especiales que se sirven con un poquito de sal y limón.... y los chicharrones tradicionales (mmm, ñam ñam). Estos últimos sólo los traen los martes y los viernes, por lo que son días estupendos para darse una vuelta por El Veedor. Últimamente no estoy teniendo mucha suerte y cuando voy ya se han acabado, pero todavía recuerdo el riquísimo sabor de los últimos que me comí a mediados de enero. Creo que fueron los mejores de los tres meses que llevaba en Cádiz.

Chicharrones tradicionales.


Reconozco que por no beber manzanilla me estoy perdiendo uno de los encantos del Veedor, pero qué le vamos a hacer, sigue estando muy fuerte para mí. Sólo he probado el vino tinto de la casa y la verdad es que está muy bueno. 

Y por último, pero no menos importante me gustaría hablar del servicio de camareros. Les doy un 10. Es increíble cómo se acuerdan de lo que pides de una vez para otra, de si desayunas o no o cómo tomas el té. Y la verdad es que aunque el bar está casi siempre lleno son muy rápidos y eficientes, siempre con una sonrisa en la cara e intentando atender con diligencia a todos sus clientes. 

Foto tomada de https://visitarecomendada.wordpress.com/2012/02/09/el-veedor-y-arturo-perez-reverte/ 

Por todo esto, nuestra valoración es 



Taberna Peregil

0 comentarios

Cualquier persona (sevillana o no) que lleve en Sevilla más de una semana conoce la Taberna Peregil. Yo soy una asidua porque trabajo cerca y es uno de los sitios de Mateos Gago más rancio, con solera y además barato, siempre una buena opción para tomarte un botellín fresquito o el típico vino de naranja.

El peregil no sólo tiene ese pequeñísimo local que todos conocemos sino el local contiguo, mucho más nuevo, grande y "normal" por decirlo así. Se agradece, ya que las mujeres si no, no podríamos ir al baño ya que el del local pequeño es sólo para hombres. Eso sí, el local "bueno" es más caro, incluso las bebidas son más caras. (Además existe el famoso bar de Santa Catalina, del que hablaremos en otra ocasión).

El Peregil (el grande) tiene una amplia carta de tapas y un día de relío de esos que ya llevábamos muchas horas e intuimos que nos quedaban algunas más decidimos pedir algo más que los montaditos o chacinas de siempre y probamos su variada carta.

Éramos unos cuantos los que estábamos por allí y teníamos hambre, decidimos pedir un flamenquín gigante y una ración de chipirones plancha.
Como podéis ver en la foto los platos son abundantes y muy bien servidos y los chipirones plancha en vez de la típica ensalada rancia traían como acompañamiento una buena ración de papas aliñas.

Tamién pedimos un buen plato de sus clásicos montaditos, en este caso variados. Mi favorito siempre es el de pringá, aunque el de queso y jamón o el de carne mechá se dejan comer la mar de bien. Si eres una persona de gustos fuertes también puedes optar por el de chorizo picante.

El Peregil tiene buenos precios y vinos muy fresquitos así como manzanillas y vinos andaluces, muchos más baratos que el resto de la calle. Mi recomendación es que si os apetece tasquita y cerveza bien fría o su famoso vino de naranja y no te importa estar de pie elijas el primero, el pequeñito de toda la vida. Si pretendes cenar bien, quieres comer algo un poco más elaborado y necesitas de una mesa para estar sentada y relajarte entonces elijas el nuevo. El servicio es muy bueno en ambos, siendo más informal en el pequeño y formal en el segundo, donde además sirven en mesa. Lo bueno es que puedes cambiarte de uno a otro con facilidad ya que están a un par de metros ;) En resumen: Una tasca de toda la vida, con buena comida, muy bien situada y además donde siempre encuentras buen ambiente. Muy recomendado.

Valoración




El Pasaje

0 comentarios


Hace unos días tuve la suerte de poder probar los nuevos locales sevillanos con marca "El Pasaje", son tres, dos de ellos situados en la calle Pasaje de Vila y el tercero en la Plaza de Santa María la Blanca justo cuando sales de la calle Ximenez de Enciso.
Los tres locales son preciosos, estando prácticamente unidos los de Pasaje de Vila, con un pequeño patio al final en el que se está tranquilo, calentito y se puede fumar.
El local de Santa María la Blanca tiene terraza fuera con sus estufas y dentro puedes acomodarte en la amplia planta baja o en la planta alta, más pequeña pero también más silenciosa; como veis hay donde elegir, pero vamos a hablar de su carta que es lo que más nos interesa comentar.

En los tres la carta es muy similar y variada, tienen ensaladas de ceviche, con naranjas y sabores de mezcla, también carnes, pescados y quesos. Han sabido combinar de una buena manera la cocina de autor y más innovadora con los sabores y los ingredientes tradicionales.

No dejéis de probar el foie con requesón y manzana, ideal para empezar a abrir boca. También las tostas con sardinas maceradas y tomates...espectaculares.
Unas de las tapas estrella son las tortas de Inés Rosales con base de aguacate y naranja o la de pollo con salsa agridulce, interesante mezcla de sabor por el dulce de las tortas con los contrastes cítricos y agrios.
Me encantó el pulpo sobre rústica de patatas y el solomillo con salsa pesto, que estaba exquisito, fue extraña esta tapa porque nunca había probado pesto en carne, siempre que he tomado esta salsa ha sido con pasta y la sensación fue rara, pero creo que es el mejor pesto que he probado nunca.

El arroz negro con pollo tikamasala me gustó aunque lo encontré un pelín seco y las papas bravas están bien pero no es lo mejor que tienen.

Llénate con la comida y no pidas postres, a mi me sobraron y merece más la pena degustar las tapas saladas.
Si después de cenar o almorzar te apetece una copa este es tu local ya que uno de los del Pasaje Vila, el más antiguo y conocido por muchos, a cierta hora se "convierte" por decirlo así en un bar de copas, donde puedes tomarte un digestivo tras el festín.
Muy buena su selección de vinos, en particular los vinos andaluces, las dos veces que he ido he probado algunos y me quedo con el Olvera, de Umbrete.

Sin duda El Pasaje es una buena opción en el centro, si estás por la zona no lo dudes, ya que es bien conocido que en el Barrio Santa Cruz es difícil comer en un sitio con buena calidad y con buena relación calidad precio. Tanto me gustó que en dos semanas he ido dos veces.
De precio no es un local para comer por 8 euros, pero si por 15 y lo merece con creces.

Valoración:

Nota: Si queréis probar El Pasaje desde Navidad tienen una oferta muy interesante en colaboración con la empresa cultural Sevilla4Real. Se trata de una ruta por el centro y una cena con un menú de 5 platos, todo por un precio más que asequible. Un plan perfecto para una noche cualquiera ;)

Karpanta

0 comentarios

Karpanta el Tapeador

Karpanta se encuentra en plena Alameda de Hércules nº7, en el mismo local donde antiguamente podíamos encontrar El Diablito. Este local se presenta como una alternativa a bajo precio en la zona y  se vende bajo el eslogan "Café, Pizza y tapas" un mix algo extraño que a nosotras no nos dejó muy buen sabor de boca.

Karpanta es el típico local en el que sabes que la comida te costará seguro menos de 10€ pero desgraciadamente la calidad no estará a la altura. Al menos nuestra experiencia fue bastante pésima.
Empecemos por lo positivo: el local es agradable y tiene buen tamaño, además posee una buena terraza fuera que en primavera promete ser una ubicación muy cotizada.
Las pizzas son baratísimas y tienen un buen tamaño, son finitas y aunque no traen muchos ingredientes la verdad es que relación calidad precio es inmejorable.

Karpanta el Tapeador
Desgraciadamente de la pasta no podemos decir lo mismo, no nos pareció recién hecha y resultó un poco pasada y la salsa carbonara claramente no era casera y era todo nata. Los fritos son todos sin duda congelados e insípidos.

El servicio tampoco destacó, no son especialmente agradables y no te preguntan antes de llevarse tus cubiertos y platos. No fueron lentos pero tampoco rápidos, poco personal para tantas mesas como suele pasar en locales "low cost".

En resumen deciros que todo sabe muy precocinado y que es el típico local al que ir si no tienes más remedio, al que ir si no eres muy exigente con los platos o al que ir si quieres que tu bolsillo no lo note demasiado.

Valoración

Karpanta el Tapeador

La Gitana Loca

0 comentarios


La Gitana Loca El Tapeador
La Gitana Loca es uno de los nuevos locales lowcost de la ciudad. Ubicada en una situación inmejorable, la Plaza de la Pescadería, ofrece tapas y cerveza a unos precios irrisorios.

La Gitana posee un local grande, con mesas bajas y altas y una terraza en la plaza con 5 o 6 mesas para disfrutar del buen tiempo que caracteriza a nuestra ciudad. La caña de Estrella del Sur está a 0,50€ lo que garantiza buena clientela al local. Las tapas se cotizan entre 1€ y 2€ y ofrecen una buena variedad de cocina típica de nuestra tierra.
La Gitana Loca El Tapeador

Problemas e inconvenientes de la Gitana Loca: el sistema de comandas es al estilo fast food, algo que se está poniendo de moda y no nos convence nada; pides en caja, pagas y te dan tu ticket que posteriormente das en barra y te sirven.
Es cierto que todo está muy barato, pero la calidad y sobretodo la cantidad dejan bastante que desear, preferiría pagar algo más pero que me sirvieran una tapa más decente y no tan ridícula.

Que recojan las mesas de fuera tampoco viene siendo algo demasiado común, y por supuesto te cobran altramuces, aceitunas o cualquier tipo de aperitivos (hasta frutos secos), y no hablemos de la cestita de los cubiertos, con un tenedor y 4 picos contados.
La Gitana Loca El Tapeador
¿Y qué tal la comida? Mi primer consejo: si vas a La Gitana yo evitaría comer, igual que lo evito en la Plaza del Salvador. Es un sitio para beber, pero si quieres esponjar o tienes mucha hambre puedes optar por un montadito, tienen buen tamaño aunque el pan está relleno a la mitad (con el coraje que da eso), otra opción es la ensaladilla (la sirven con una cuchara de helados) que de sabor está bien, papas bravas, salmorejo, (mini) trocito de tortilla o nachos también son opciones válidas. De todo lo que he probado en este local me quedo con el muslo de pollo en salsa, que al menos tenía más que comer y estaba sabroso. Todo es precalentado, vuelvo a repetir que no es un sitio donde buscar calidad, lo que hay es lo que hay, no esperes más.

Resumiendo, ¿Qué pienso de La Gitana Loca? Es la Ryanair de los bares de tapas, mala calidad pero muy barato, e igual que uso mucho Ryanair también paso muy a menudo por La Gitana, eso sí, a beber cerveza, tomarme un cubatilla rápido (3,5€) o picar cualquier cosilla antes de almorzar o cenar en condiciones, para otra cosa no sirve.

Obviamente y aunque la cerveza esté fresquita no tengo más remedio que valorar muy por lo bajo a este local.

Valoración

La Gitana Loca El Tapeador

Como anotación añadiré que la gitana tiene varios locales y yo sólo he estado en el de la Alfalfa. Además tienen una tienda donde venden pinturas, joyas y accesorios y son muy, muy bonitos. Aquí podéis echar un vistazo a su web.

La Espumosa

2 comentarios

La Espumosa El Tapeador
Todo sevillano de a pie ha pasado alguna vez al lado de alguno de los bares que La Espumosa tiene repartidos por toda Sevilla; pues de ella os vamos a hablar en el post de hoy, en concreto del situado en la Avenida de la Buhaira.

Hay ciertas peculiaridades que hacen de La Espumosa un bar diferente a los demás. La primera es que no se pueden pedir tapas en la terraza, sólo medias raciones o platos; las tapas sólo se sirven dentro del local, algo que puede ser fastidioso, sobre todo ahora que vuelve a lucir ese solazo en Sevilla y lo único que apetece son las terrazas. Incluso las cartas son distintas dentro y fuera.

La Espumosa El Tapeador
La segunda cosa "rara" es que no ofrecen platos de papas -ni bravas ni alioli-  ni siquiera de guarnición como es típico en muchos bares; eso me decepcionó bastante ya que pienso que las papas, sean como sean, son un valor seguro y nunca fallan. Eso sí, patatas fritas normales (de esas de bolsa) sí que ponen en cantidad.

Y la tercera es que ninguna Espumosa es igual a otra, ni siquiera similar, a pesar de que se trata de una franquicia.

Hablemos ahora de la comida. Diré que en general es buena y la presentación de los platos está muy cuidada, aunque algunas mezclas pueden parecer raras, como las berenjenas fritas - calientes - con salmorejo - frío-. Sí, ya sé que es un plato típico de Sevilla, pero me sigue pareciendo raro.  El resto de la carta no está nada mal, la empanada de marisco está buena pero no se puede pedir siempre porque no aparece en la carta habitual sino en las tapas del día. Os recomiendo la mini-hamburguesa de buey con huevo frito y cebolla caramelizada (deliciosa), la ensaladilla de marisco con gambones o el saltimboca. Por lo general en este local se come bien y a buen precio, pero la comida no lo es todo, el servicio ofrecido también influye sobre la experiencia.
La Espumosa El Tapeador
La Espumosa El Tapeador
Pues bien, como dije al principio, las franquicias de La Espumosa no se parecen entre ellas, y por lo que he podido comprobar la de la Avenida de la Buhaira es bastante más cara que las demás, sobre todo si la comparamos con la del Centro Comercial Nervión Plaza-muy próxima-, para más inri el servicio ofrecido en ésta deja muchísimo que desear.

No sé si soy gafe o qué, pero tardaron más de diez minutos en tomarnos la comanda porque el camarero estaba charlando con un amigo. También pasaron más de 15 minutos desde que pedimos la cuenta hasta que nos la trajeron. Todo esto nos pasó la noche del pasado jueves y la verdad es que cosas así hacen que la cena sea una mala experiencia. Tengo clarísimo que aunque la comida sea buena si vuelvo a La Espumosa no será a la de la Avenida de la Buhaira.
Valoración

La Espumosa El Tapeador


¡Decidnos que os parece nuestra opinión y contadnos vuestra experiencia en los comentarios!

La Chica

0 comentarios

En la entrada de hoy os quiero hablar del bar La Chica, o La Cigala Chica, como lo llaman muchos que podéis encontrar en la calle Arroyo, como casi siempre, en Sevilla.
Antes criticar el sitio quiero confesar dos cosas, lo primero es que no suelo salir de mi "zona de confort" que es Nervión y alrededores, segundo me cuesta mucho cambiar de bares de tapas por la sencilla razón de querer evitar llevarme sorpresas desagradables.
Pues esta vez he hecho las dos cosas, he ido a un sitio nuevo que se encuentra fuera de la zona de Nervión.

La Chica es un bar parecido a otro que se encuentra en la misma calle y que lleva el nombre de La Cigala de Oro, nos parecieron curiosas las similitudes entre uno y otro. La especialidad del local es el buen ambiente y la simpatía, como pone su rótulo, pero tonterías fuera, su verdadera especialidad es el marisco, como bien dejan entrever en su amplía carta.

Apostando a por lo seguro me pedí una tapa de patatas brava porque las papas nunca suelen fallar. También una tapa de pollo a la bechamel, y una tercera tapa de chocos fritos para compartir con mi pareja. En cuanto al precio de éstas, las tapas cuestan 2€ cada una y el pan 0,60€ por persona, muy económico.

La tapa de papas me decepcionó muchísimo, principalmente porque llevaban demasiada mayonesa y lo que tenían que llevar era salsa brava, en cuanto a ésta se parecía más al ketchup picante que a la verdadera salsa brava. El tamaño era considerable y aunque en un principio esto puede parecer positivo, lo cierto es que al no estar como debe estar al final se nos hizo pesado.

El pollo siendo sincero también nos sorprendió, pero esta vez para bien. A primera vista parecía un simple filete empanado, pero éste estaba relleno de bechamel y la verdad es que estaba riquísimo, con un toque suave. Como podéis ver en la foto venía acompañado de la típica ensaladita con lechuga y tomate aliñada al gusto del cocinero de bar rancio, preferiría habérmela aliñado yo mismo, así al menos el pollo no se hubiera mojado de vinagre.

En cuanto a los chocos fritos no hubo sorpresas, era exactamente lo que me esperaba, lo mismo que uno puede encontrar en otros muchos bares de tapas, nada especial aunque apetecible.

En cuanto a la valoración: no creo que vaya a volver a comer allí, la cantidad esta bien y el precio es razonable pero a la comida le falta un toquecito de sabor y de chispa. Por eso se va a quedar en un Psssé.



Bodega Santa Cruz (Las Columnas)

3 comentarios

Bodega Santa Cruz (Las Columnas)-el-tapeador

Hoy vengo a hablaros de uno de los bares más conocidos y concurridos de nuestra ciudad. En la calle Mateos Gago, justo en frente de la Santa Catedral nos encontramos este antiguo bar concretamente en la esquina con la calle Rodrigo Caro, probablemente el más típico de la calle junto a El Perejil, hablamos del Bar Santa Cruz, por todos los sevillanos conocido como Las Columnas.

Nos encontramos en una calle llena de bares, aprovechando la zona turística la mayoría tienen las cartas en varios idiomas, los precios inflados y la calidad mermada. Las columnas no es un bar de delicatessen, pero al menos es sincero con sus tapas y sus precios, los habituales en nuestra ciudad.
Bodega Santa Cruz (Las Columnas)-el-tapeador

Últimamente la vida me ha llevado mucho por esta calle y casi siempre elijo las Columnas para tomarme unas cruzcampos fresquitas y algún que otro montadito de pringá (lo mejor de este bar) o una tapa de tortillitas de bacalao, tapa cada ves más difícil de encontrar en Sevilla y aun más difícil de encontrar bien cocinada y poco aceitosa, si paráis aquí probadlas.
Tienen amplía carta, todo de cocina mediterránea, la típica de las tabernas antiguas sevillanas. Mis recomendaciones cazón en adobo (otra tapa cada vez más complicada de encontrar bien cocinada), la tortilla al whisky (no es de mis preferidas pero es un clásico en este bar), costillitas o flamenquín de chorizo, por supuesto la clásica ensaladilla...

Una de las cosas que me gustan de este local es que pese a su situación no ha perdido esa "solera" de taberna antigua, el equipo es rancio, a veces más simpático y a veces menos aunque agradable en general, siguen apuntando las cuentas en la barra con esa tiza blanca húmeda y es autoservicio, así que la barra siempre está de lo más concurrida, uno de esos bares de los de siempre, pero en pleno barrio Santa Cruz.
Bodega Santa Cruz (Las Columnas)-el-tapeador

Por supuesto el baño es pequeño y de esos que tienen albero en el suelo como antaño, la decoración de las de "toa la vida" y el servicio rapidísimo. No dejéis de pasar por aquí si tenéis la oportunidad, mezclaros con los turistas y los sevillanos que conviven a diario en esta taberna, escuchad la tuna dando el coñazo la mayoría de las noches, tomaros una manzanilla o una cerveza bien fría en una de las mesas altas de fuera, contemplad la torre de Sevilla y vivid el encanto de éste, el barrio más antiguo de nuestra ciudad.

Valoración:




Evento T&T "Tempranillo y Tapas" de Bodegas Berberana.

0 comentarios

El pasado jueves 26 de septiembre de 2013 a las 20.30 El Tapeador acudió a su primer evento social. Se trataba de la fiesta presentación del vino "Tempranillo y Tapas" de Bodegas Berberana en el Cortijo Pino Montano de Sevilla.
Evento T&T "Tempranillo y Tapas" de Bodegas Berberana.  el tapeador
En la presentación pudimos conocer a dueños de bares y restaurantes, de blogs de gastronomía, bloggeras de moda y a todo aquel interesado en asistir al evento ya que se sortearon algunas invitaciones.

Evento T&T "Tempranillo y Tapas" de Bodegas Berberana.  el tapeador
La noche consistía en una cooking party o taller de cocina dirigida por el prestigioso chef hispano-peruano Víctor Gutierrez, poseedor de una estrella Michelin. Este taller tenía dos partes: En la primera Víctor nos enseñaba a cocinar mejillones con cáscara de patata, ensaladilla enrollada en gelatina de leche y cochinillo ibérico.

En la segunda parte todo aquel que quiso participar cocinó con él. El Tapeador decidió que se le da mejor comer que cocinar por lo que se abstuvo de participar en el taller de cocina. Pero sí participó en la posterior degustación.

Evento T&T "Tempranillo y Tapas" de Bodegas Berberana.  el tapeador
Una vez que la cooking party finalizó, comenzó el picnic bajo las estrellas amenizado por la cantautora jienense Zahara. El Cortijo Pino Montano estaba decorado monísimo para la ocasión. Palets de madera haciendo de asientos y mesas en el césped y donde no había césped, mesas altas y algunos taburetes.

Durante el picnic pudimos degustar bolitas de foie recubiertas de almendra, salmón con queso, sushi, embutidos ibéricos y queso, mini hamburguesitas de buey, croquetas de boletus y ensalada con vinagre de módena... entre otras.

Evento T&T "Tempranillo y Tapas" de Bodegas Berberana.  el tapeador
Y todo esto regado, por supuesto, con el fantástico vino tinto "Tempranillo y Tapas" de Bodegas Berberana. Por si no conocéis nada de él, os contamos un poco cómo es. Este vino está elaborado con uva tempranillo 100%. Es un vino de color rojo rubí, de capa media, afrutado, muy equilibrado, intenso y con gran personalidad. Es el acompañante perfecto de quesos, pastas y carnes.

La botella en la que se envasa es de vidrio ligero reciclado en un 80% y el cartón utilizado para el packaging de Bodegas Berberana también es reciclado. Otra característica que lo hace único es su etiqueta, ya que se encuentra también escrita en código braille.

Y respecto a las Bodegas Berberana, indicar que se fundó en La Rioja en 1877 y en la actualidad es una moderna bodega líder en el segmento de vinos de calidad en España, con un volumen anual superior a los 20 millones de botellas. Bodegas Berberana está presente en más de 30 mercados en todo el mundo, con una presencia especialmente notable en Reino Unido, España, Holanda y Escandinavia.


En 2012 la marca Berberana ha iniciado una nueva etapa de desarrollo y modernización que ha incluido un cambio de imagen en su tradicional etiqueta con el dragón. Así, bajo el slogan THE WINE WITH THE DRAGON TATTOO, su objetivo es alcanzar los 30 millones de botellas dentro del Plan Estratégico desarrollado por United Wineries. En este sentido, Berberana demuestra que está a la vanguardia de los vinos de Rioja que cada vez demanda más la gente joven.

Una vez finalizadas las tapas, pasamos a los postres regados con la Pitman Gin Super Premium aderezada con cáscara de pomelo y canela en rama.

El Tapeador disfrutó muchísimo en su primer evento y conoció nuevos bares y restaurantes en Sevilla a los que ir para seguir haciendo críticas. Por lo tanto su valoración es:


Post realizado por el equipo de El Tapeador.

Casa Rafita

0 comentarios

Bar Casa Rafita, el Tapeador

Seguimos descubriéndoos el Barrio de San Lorenzo, en ese caso nos vamos a la Calle Marqués de la Mina esquina con Miguel Cid al local bautizado como Casa Rafita, famoso ya por sus mantecaitos, y no, no hablo de dulces navideños. 

Casa Rafita lleva ya varios años abierto y cada vez suena más, cada vez es más difícil hacerse con una mesa de las que tiene en la no tan ancha acera y cada vez cuesta más pedir. Pero el barrio es el barrio y tira, si Eslava está lleno y la Abacería y el Rodiguez también sin duda es la mejor opción.

Fotografías de Casa Rafita - Fotos de Restaurante

Casa Rafita es para tomarte unas cuantas cañas frías para ir abriendo boca, las berenjenas con salmorejo son una de sus especialidades, ricas ricas, al igual que los flamenquines cordobeses que aunque lo digan por ahí no llevan langostinos, están bien pero ya sabéis que yo no soy gran admiradora de los fritos, y por mucha fama que tenga un flamenquín es y siempre será fritanga. En primavera y verano sirven unos caracoles espectaculares que poco tienen que envidiar a más de algunos de los bares caracoleros por antonomasia de Sevilla, ¡Me encantan!

Pero hablemos del Mantecaito, la tapa estrella y la más popular del bar, por lo que la gente viene aquí. El mantecaito no es más que un montadito con un filete de lomo, jamón y un huevo frito de codorniz encima. Cómo imaginaréis esto no puede estar malo, y es que la mezcla del filetito bien pasado por la plancha, con el jamón del bueno y la yema del huevo es una genialidad, a la par que simple, oye.

Bar Casa Rafita, el Tapeador
Rafita usa los huevos de codorniz (que tan de moda están ahora gracias al Coloniales) para más tapas, una de las que más me gustan es el pisto con huevo, a veces un poco aceitoso pero normalmente muy rico. Por otro lado la ensaladilla no es gran cosa (no es de las artesanas), las croquetas variadas están bastante bien pero las he probado mejores, no obstante es una buena opción. Además de esto suelen tener las típicas tapas y aliños de taberna, que es lo que es Rafita, una tasca de las de toda la vida.
Dicho esto no os esperéis grandes cosas del local ni su decoración, ni esperéis encontrar un gran baño (es ínfimo), ni papel en él, lo mejor es sentarse fuera y esperar que te atiendan, con suerte será rápido, aunque esto no siempre sucede.

De precio es más que asequible, de lo más baratito del barrio.

Valoración:
Bar Casa Rafita, el Tapeador

El Nuevo Omaita

0 comentarios

Sevilla es una ciudad que hay que entender poco a poco, casi a pellizcos. Las “sevillanas maneras” se imponen en esta ciudad de alegres topicazos y renovadas tradiciones con más sentimiento que sentido común incluso en lo que al buen comer se refiere. A diferencia de lo que ocurre en otras ciudades donde los bares de tapas se encuentran en los enclaves más turísticos de la ciudad, el universo del tapeo sevillano es tan extenso, que forma una galaxia casi imposible de delimitar.

Y es que en Sevilla, señores, hay casi más bares que farolas, y aunque muchos piensen que esta ciudad empieza en Triana y termina en el “Cortinglé de Nervión”, fuera de la frontera imaginaria de los jartibles sevillanos, hay más barrios donde el resto de los ciudadanos vive, duerme, trabaja y por supuesto tapea. Me he impuesto a mi mismo la misión de traer a este blog los bares de tapas de esa “periferia” de nuestra ciudad, y demostrar el tesoro culinario que se esconde en los barrios normales de toda la vida.
Para este post me traslado a una zona que los sevillanos más auténticos pueden considerar casi el extranjero. Se trata del barrio de Amate, un barrio de buena gente trabajadora donde hay también buenos bares de tapas. Y hoy le ha tocado el turno a un establecimiento con un nombre más que curioso, se trata de el Nuevo Omaita, situado en la Avenida Parque Amate, casi en la esquina con la calle Carlos Marx, muy cerquita del parque.

El nombre del bar se debe a que antes en el mismo local se encontraba otro bar llamado Ay Omaita, y que con mucho acierto el Nuevo Omaita ha venido a sustituir, para deleite de todos los vecinos del barrio, y de los que como yo nos acercamos a disfrutar de sus tapas. Las mesas de su terraza, casi siempre llenas de gente, son una señal inequívoca de que el tapeo puede ser más que aceptable. En el interior tiene también algunas mesitas, y un mostrador tras el que dos chavales jóvenes atienden con bastante amabilidad y buena dedicación.
El Nuevo Omaita-El Tapeador

Pero vayamos al tapeo. La carta dibujada en una gran pizarra en el interior tiene sobre todo tapas tradicionales, todas a un precio bastante asequible, entre 2€ y 3,50€. En nuestra visita fuimos dos personas con la mente puesta en la que decían que es su tapa estrella, el solomillo al whisky, y la verdad es que las alabanzas se quedaban cortas. Es un solomillo de esos que se deshacen en la boca de tierno que está y con sus patatas fritas bañadas la exquisita salsita. Soy casi un talibán de la punta de solomillo al whisky del famoso bar Las Golondrinas, en Triana, pero tengo que decir que este (para mi gusto) le sigue de cerca.

El Nuevo Omaita-El Tapeador

Mientras regábamos las dos tapas con unas cervecitas bien frías, nos llamaron bastante rápido porque ya estaban listas una tapa croquetas y otra de choquitos fritos. Las croquetas estaban muy buenas, se notaban que eran caseras y eran grandes, además estaban muy bien rebozadas y fritas, por lo que entre filetito y filetito entraron de maravilla. Los chocos fritos también estaban buenos, pero quizá fue la más floja de las tapas que pedimos, eran normales y corrientes, no tenían nada fuera de lo común, y para mi gusto estaban un poco sosos, aunque aceptables.

El Nuevo Omaita-El Tapeador
Me gustó mucho el servicio. Los camareros son rápidos y diligentes, pero además bastante amables. Hay un detalle de esos insignificantes, que para mí se hace importante, y es que al ser autoservicio (aunque en más de una ocasión ellos mismos te llevan la tapa) te piden un nombre para avisarte cuando esté lista tu comida y rápidamente se lo aprenden y memorizan, por lo que si les pides un servilletero, un tenedor porque al niño se le ha caído o otra cervecita, ellos te responden por tu nombre, lo que te hace sentir en un lugar donde al cliente se le conoce y se le tiene en cuenta, un ambiente más familiar y agradable. Antes de ir a pagar y despedirme observo desde donde estoy que dentro de la cocina trabaja imperturbable una señora mayor, dándole a lo que prepara ese carácter casero que tanto se agradece, y que siempre te hace sentir que de fogones sabe más que tu, y que lo que hace está bien hecho.


Os recomiendo a todos los que leáis esta crítica que os dejéis caer por este bar y disfrutéis del resto de tapas que pueblan su carta, tal vez me veáis por allí, porque yo seguro que repetiré. 

Valoración:
El Nuevo Omaita-El Tapeador


El café-bar Levíes

4 comentarios

Para mi segunda entrada en este blog he querido hablaros de uno de mis lugares favoritos para ir de tapas en Sevilla: el café-bar Levíes:
Bar Levíes-El Tapeador 

Situado en la calle Levíes en el centro histórico de Sevilla, este bar ofrece una amplia variedad de tapas para todos los gustos, sea usted vegetariano o carnívoro encontrará lo que esté buscando y a muy buen precio.

Pollo a la pimienta, solomillo al whisky, atún a la plancha, papas gratinadas con queso cheddar, tortilla española, chocos fritos, distintos baguettes y bocadillos son sólo una pequeña parte de las más de 50 especialidades que ofrece el local y que os recomiendo personalmente.
Bar Levíes-El Tapeador
En la foto se pueden ver una tapa de pollo a la pimienta y una media ración de papas con cheddar. Muy rico y el fondú de queso: ¡oh la la!

Desafortunadamente todo no es oro todo lo que reluce este paraíso para el paladar, me veo obligado a resaltar unos de los aspectos que menos me gustan del lugar: el bar Levíes es un sitio a evitar los viernes y sábados por la noche, otra opción es llegar temprano para encontrar sitio ya sea en la terraza o dentro del local, y para que te sirvan rápidamente porque cuando hay bullicio los platos tardan en llegar, sobretodo cuando se pide algo que necesita un poco más de tiempo de elaboración cómo por ejemplo las croquetas de espinacas, con estas además corres el riesgo de que no estén bien fritas, y por último la falta de personal para atender a los clientes a veces y de mal humor, aunque para ser sincero diré que esto no suele ocurrir a menudo.

En cuanto a precios, no pueden ser más asequibles teniendo en cuenta el tamaño de las tapas (con dos ya tendrás más que suficiente) están alrededor de 2,5€/3€ por tapa.
Bar Levíes-El Tapeador

¿He dicho ya que este es uno de mis sitios favoritos de tapeo? Pues eso señores, os lo recomiendo encarecidamente ya que ni la localización, ni la relación calidad-cantidad-precio podrían ser mejores. Como último tip comentaros que no  se os ocurra pedir tapa de patatass porque todos los platos vienen ya acompañados de estas.

Valoración:

Bar Levíes-El Tapeador

 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->