Mostrando entradas con la etiqueta cocina casera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cocina casera. Mostrar todas las entradas

Quisqui Tapas

0 comentarios

Quisqui Tapas abrió sus puertas el 24 de diciembre de 2015 y en un mes y medio se ha convertido en uno de mis bares favoritos, a pesar de que no entra en mi "zona de actuación". Bueno, sólo tengo que cruzar el puente, la barrera psicológica del Guadalquivir ya está superada ;-)

Este coqueto y acogedor bar de tapas se encuentra en la calle Virgen de Regla nº4, en el barrio de Los Remedios. No es un local muy grande: cuenta con cuatro o cinco mesas bajas, dos altas con taburetes y una fuera, además de la barra. En la pared del fondo se encuentran muchas "Q" y yo ya le he prometido una para seguir decorando esa pared.

Pared del fondo decorada de Q. Quisqui Tapas. El Tapeador. Tapas en Sevilla
Detalle en pared de Quisqui Tapas. Foto tomada de su perfil de Facebook. 
Tienen una carta bastante extensa compuesta de ensaladilla, salmorejo cordobés (¡cómo no!), salmorejo de remolacha o ñoquis; algunas chacinas; quiches de pollo al curry y de setas al ajillo; guisos caseros (consultar sus redes para saber cuál es el día); rebanás de carne mechá, de salmón o anchoas con queso o de pastel de cabracho; tatakis y tartares; PATÉS; gyozas y algunos postres de Lalita (pastelería de la que hablaré próximamente).


Salmorejo de remolacha. Quisqui Tapas. El Tapeador. Tapas en Sevilla Lo que me más me gusta de Quisqui es la reinvención de algunos platos considerados como tradicionales. Por ejemplo, si hablamos de quiche, la más conocida es la quiche Lorraine, pero aquí está deliciosa la de setas al ajillo, mmmm. También me encantó el salmorejo de remolacha con queso mozarella y anchoas, todo en su punto justo de sabor sin que ninguno sobresaliera para no estropear el plato. Del salmorejo cordobés no voy a comentar nada... ¿qué pega le voy a poner a un estupendo cocinero cordobés? Sólo id y probadlo. 
Una tapa que me sorprendió bastante, porque a mí no me gusta el sabor de la pera, han sido los ñoquis con pera y gorgonzola. Reconozco que el primero lo probé con reservas pero después no pude parar de comer, ¡incluso mojé sopitas en la salsa!

Continuamos... carpaccio de solomillo con queso parmesano; CARRILLADA y la joya de la corona (muero con los patés, no lo puedo evitar), paté casero de ave al oloroso. Si es que todo está rico, pero si no os podéis decidir, el paté y la carrillada son obligatorias. La carrillada está tiernita, deliciosa, y el parmentier de queso le da un gusto muy especial.

Paté casero de ave al oloroso. Quisqui Tapas. El Tapeador. Tapas en SevillaCarrillada. Quiqui Tapas. El Tapeador. Tapas en Sevilla

Es importante destacar la amplia carta de vinos y señalar que todos se sirven también por copas. De los vinos blancos he probado el albariño "Nice to meet you" y de los tintos el "Habla del Silencio", "Carmelo Rodero", "Cuatro pasos", "La Zorra" y "Tetas de la sacristana". Me quedo con Habla del Silencio y es que esas bodegas extremeñas hace mucho tiempo que me han robado el corazón.

Hace un par de semanas comenzaron también con los desayunos a partir de las 9.00 de la mañana y cada día (de lunes a viernes) hay un guiso casero: lentejas con chorizo, callos, espinacas con garbanzos...
El día 2 de febrero hicieron su primera cata&tapa con Daniel Ramos, del grupo Viñafiel. Yo me la perdí pero la próxima espero que no. Si quieres saber cómo fue y qué vinos se cataron, aquí tienes un pequeño resumen.


Y ya por último unas palabras de agradecimiento a Paula y Álvaro que tan bien me aconsejan y me tratan cuando voy.

Por todo ello, nuestra valoración es:


Si quieres conocer todas las novedades de Quisqui Tapas consulta su web y sus redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.


Helas

0 comentarios


Cualquiera que haya vivido mucho tiempo en Sevilla ha odio hablar del famoso restaurante griego de Gonzalo de Bilbao, un pequeño local que lleva más de veinte años en esa esquina y al que El Tapeador tenía la obligación de ir y contar su opinión.

No sé si todos los domingos estará la zona tan tranquila, pero hace un par de semanas cuando fuimos al restaurante griego Helas (Gonzalo de Bilbao 26) pudimos elegir entre todas las mesas del local. Hacía buen tiempo y nos decidimos por una de las mesas de la terraza que tienen fuera. 
La dueña nos atendió muy bien y nos dio sus recomendaciones. Me gustó que la carta tuviera fotografías de los alimentos, esto normalmente no me hace gracia (sólo suelen tenerlas los típicos restaurantes malos de platos combinados) pero en este caso fue útil, ya que mi conocimiento sobre gastronomía griega es bastante reducida por no decir inexistente.
Para empezar pedimos una Mousaka, para mi era muy obvio, ya que es uno de los platos griegos más internacionalmente conocidos y que sirven en muchos sitios, había que probar una mousaka de las de verdad, de las que hace un chef griego, y no nos equivocamos, estaba estupenda, en su punto y deliciosa.

Los otros dos platos fueron elecciones un poco al azar, que tenían buena pinta. El Pastichio, un pastel con pasta griega, carne, quesos y bechamel al horno, y un Spanakopita, un hojaldre relleno de espinacas y queso feta que, aunque bueno, no me convenció demasiado ya que yo esperaba encontrarme el sabor fuerte del feta peor no fue así, ya que me resulto un plato bastante suave.
Sobre el Pastichio diré que simplemente espectacular, era como una especie de lasaña pero hecha con una especie de "macarrones" griegos, su carne picada y su bechamel ¿a quién no le gustaría esta mezcla? sin duda no será el último pastichio que tome en Helas.

Con esos tres platos comimos dos y al final no podíamos más, así que no me dio lugar a probar los postres caseros por lo que sin duda volveré en cuando pueda. Además por ciertas circunstancias no pude degustar sus vinos, pero tienen una estupenda carta con algunos vinos griegos que en futuro sin duda probaré.

Una nota curiosa que nos ocurrió es que en la mesa del al lado se sentaron varios jóvenes y ¡cual fue mi sorpresa cuando se pusieron a hablar en griego! es la primera vez que escuchaba hablar griego en Sevilla, y si estaban allí lo tomo como una muy buena señal.

Os dejo su web por si queréis bichear un poco lo que tienen y su historia. Así mismo os recomiendo que os paséis por allí. Muchas veces nos quejamos de que en Sevilla no hay variedad, que es siempre lo mismo y que necesita locales nuevos, valoremos lo que tenemos y no perdamos la oportunidad de poder probar gastronomía griega practicamente en el centro de la ciudad.

Valoración


La Bulla

0 comentarios

La Bulla es un sitio especial, de eso no cabe duda. Este local de la calle Dos de Mayo, muy bien situado en el centro de Sevilla, no te dejará indiferente. El lugar es amplio y la decoración sencilla pero a la vez muy trabajada, con mucha madera, flores que huelen muy bien y muchas lámparas que cuelgan, todas diferentes.

Risotto. La Bulla. El TapeadorLa comida me resultó excelente, así como los vinos. Desgraciadamente el servicio no lo fue tanto.

Llegamos seis personas al local un jueves noche, faltaban aun más por llegar y la camarera nos insistió mucho para que le dijéramos cuantos íbamos a ser y me sentí desde el principio un poco presionada.
Nos atendieron rápido cuando llegamos pero cuando el local empezó a llenarse esto cambió. Salí a la calle a fumarme un cigarrillo un par de veces y cuando volvía el servicio me ponía malas caras...esta actitud me molestó un poco. Yo era una clienta más, pasé allí gran parte de la noche, me bebí varias copas de vino y a lo mejor tardamos en pedir un poco más que la media pero no me parece que esta actitud sea de recibo, y yo estas cosas no las perdono. Además quisimos preguntar al camarero si un plato era vegetariano y qué llevaban algunos otros y nos contestó mal, tarde y de mala gana.

Tagliatelle. La Bulla. El Tapeador
Pasemos a cosas más alegres y dejemos el servicio a un lado porque lo importante es la comida. Ésta no me decepcionó. Como éramos varios y los platos son más o menos grandes pedimos varias cosas: risotto, tagliatelle, salmorejo, queso de cabra, pastel de berenjena y postres variados.
El salmorejo estaba muy bueno, suave pero a la vez sabroso y además era un buen plato, no una pequeña tapa, lo recomiendo para ir abriendo boca.
El risotto era cremoso y no apelmazado. Además, no lleva nata y es opcional ponerle o no queso. Es un buen plato, y con éste y un postre ya has cenado.
El pastel del berenjena sólo lo probé y más bien me pareció soso, este fue el único plato que no me dijo nada. El plato estrella: los tagliatelle, que venían con aceite de oliva y una salsa parecida al pesto, exquisitos. Realmente en su punto, un buen plato que me dejó un sabor de boca excelente.

Postres de La Bulla. El TapeadorLo de los postres me resultó extraño pero como estrategia de marketing es estupenda: por norma te sirven en la mesa una gran bandeja llena de diferentes postres, lo que te comas es lo que te cobran. ¿Por qué este sistema no me convence? Porque picas, es algo engañoso, pero ése es tu problema. Principalmente es porque el postre está ahí, abierto delante tuya y a lo mejor ha pasado por cuatro mesas más; vamos que no me parece higiénico, han podido estornudar encima por ejemplo.

En general las tapas son creativas y originales y la presentación es increíble, además tienen una muy buena variedad con más de 25 platos. Como una anotación que me parece importante y de agradecer es la enorme variedad de vinos que tienen para maridar los platos, desde 2,5€ la copa a 125€ la botella.

Pastel de verdura. La Bulla. El Tapeador.
A la hora de la cuenta os diré que sé de buena tinta que a muchísima gente este bar les resulta caro. En mi opinión no lo es. La comida es de calidad y también buena cantidad en mi opinión. Lo ideal es pedir para compartir. Eso sí, no es uno de esos sitios en los que comes por 8€...además cobran 1,50 € por persona y cubierto, lo que me parece algo excesivo.

Con todo lo que he explicado y a pesar de la calidad de la comida mi valoración no será alta única y exclusivamente por cómo me trataron y me hicieron sentir. Volveré a ver cómo me tratan una segunda vez. De momento esta es mi valoración:

Bar del mercado de la Encarnación.

0 comentarios

Hace ya bastante tiempo que El Tapeador es un fiel cliente del bar del mercado de la Encarnación. Y la verdad es que lo conocimos casi de casualidad. Fuimos un día a hacer la compra y decidimos tomarnos algo allí mismo. Lo que iba a ser una parada para una cervecita se convirtió en una comida en toda regla porque es imposible -o al menos muy difícil- ir y sólo tomarse una cervecita.

Situado en una de las puertas de entrada al mercado y rodeado de cristaleras es imposible no fijarse en él. Básicamente porque siempre suele está lleno, siempre hay un camarero dando vueltas y preocupándose de que no te falte nada y porque sus precios son imbatibles.
El bar no es mucho más de lo que se ve. Una barra con taburetes, una minúscula cocina al lado y algunas mesas altas y bajas para sentarse.

Bar del mercado de la Encarnación. El Tapeador.

Pepe ya nos conoce y nada más entrar por allí nos pregunta si queremos una cerveza o un vinito de la casa -de Extremadura-. Normalmente empezamos con cervezas pero pronto nos pasamos al vino. No solemos cambiar mucho la rutina gastronómica de este bar. Lo normal es que pidamos una tapita -o dos- de chipirones y luego sardinas, puntillitas, croquetas, adobo... o algunos de los pescados del día que estén en la pizarra. Aunque nos ha pasado más de una vez que hemos pedido algo fuera de la pizarra y Pepe ha llamado a la pescadería de enfrente y se lo han traído en el momento. Esto sí que es del mercado al plato. ¡Nos tratan tan bien!

Montaditos. Bar del mercado de la Encarnación. El Tapeador. No solemos pedir platos de carne allí, pero sí los montaditos sin salsa verde. Lo de no echarle salsa es algo nuestro. De hecho, la última vez Pepe pidió a cocina "Unos montaditos como le gustan a las niñas" y aparecieron a nuestro gusto. No son montaditos en pan de montadito ni en dos rebanaditas de pan sino con pan de barra y unos filetitos más que apañados para ser un montadito. Hay que pedirlos sí o sí. 


No sabría que tapita recomendar porque si os gusta el pescado todo está bueno. Los chipirones son bastante grandes y están riquísimos con su salsa verde; hay personas que van diariamente a la plaza a tomar su tapita de sardinas y luego se van a casa a comer; el adobo está también riquísimo y sazonado en su punto justo; ponen un pez espada y un atún que hacen que todavía me relama de gusto;  los salmonetes pequeñitos, los boquerones, los calamares, todo frito pero sin estar aceitosos. Quizá lo que menos me gusta son las croquetas, que pedimos un día y no hemos vuelto a repetir. Y eso que es de mis platos favoritos, pero habiendo tanto pescado y tan fresco creo que no querréis comer otra cosa.
Y aunque ya no es temporada, cuando vuelva a serlo hay que pedir también de manera casi obligatoria la ración de almejas y coquinas. Apuntado lo tengo ya para el año próximo.

Las tapas que tienen están escritas en una pizarra y el precio de casi todas es de 2€, alguna cuesta 2'50€. Y si quieres algo fuera de carta, pregunta porque seguramente lo tengan.

Sardinas. Bar del mercado de la Encarnación. El Tapeador. Ahora también tiene platos del día -que suelen ser guisos- pero al principio no. Y no era de extrañar que cuando ya nos lo habíamos comido todo y pensábamos "echarnos al suelo para rodar hasta la calle" viniera uno de los camareros a ponernos una tapita de los platos del día a ver qué nos parecía. Pues súper ricos, como todo lo que podéis encontrar ahí. Nosotras hemos probado las papas con carne y las albóndigas y estoy deseando volver para seguir probando platos del día.

Croquetas. Bar del mercado de la Encarnación. El Tapeador. El ambiente es genial y la clientela muy heterogénea. Están las personas que han hecho sus compras, se toman una cervecita y a casa; algunos trabajadores del mercado; los vecinos del barrio, personas que van diariamente a tomarse su tapita de sardinas allí... y los fines de semana estamos nosotras y todos los que han conocido este pequeño rinconcito y han quedado enamorados de él. Y es que no es de extrañar, claro. 

La única pega...  pues que como tiene horario de mercado cierra sobre las 15.00-15.30 -más de una vez nos hemos quedado solas mientras recogían el bar y los trabajadores del mercado limpiaban sus puestos- y que es muy difícil coger mesa en hora punta (sobre las 14.00). Pero todo queda compensado con la amabilidad y simpatía de Pepe, los camareros y los clientes, que no dudan en compartir su mesa contigo e incluso darte conversación para hacer la comida más amena.

Por todo lo anterior nuestra valoración es



Burguett

0 comentarios


El Burguett es uno de los nuevos y populares locales especializados en hamburguesas que han abierto en el centro de Sevilla. Esto nos encanta porque llevamos años pidiendo a gritos más novedades, locales nuevos y que aporten algo nuevo a la gastronomía a la que ya estamos más que acostumbrados.

El local está sito en la calle Albareda y tiene dos plantas, aunque es pequeño es muy acogedor a pesar de estar diseñado tipo loft industrial y la decoración blanca y madera es muy chic.

Todos hemos comido hamburguesas, muchas y la gran mayoría en ciertas cadenas de comida rápida. Pues bien, vuestro concepto de las hamburguesas cambiará en cuanto probéis las del Burguett.
Sí, son hamburguesas: carne picada combinada con ciertos ingredientes, salsas, mostaza, ketchup y entre dos panes. Pero es que este concepto puede ser muy, pero que muy diferente según quién lo cocine y sobretodo, cómo.
EL Tapeador Burguett
Brie

La carta del Burguett es extensa, tienen algunos entrantes tipo nachos, hot dogs y ensaladas, sandwiches, menús infantiles y por supuesto las busguers. Puedes elegir entre 13 diferentes, casi todas de ternera, a excepción de la presa ibérica y la de pollo; hay cheese bacon, ibérica, boloñesa, japonesa o mediterránea entre otras, cada una más currada que la anterior, sobretodo por los ingredientes que les ponen.

Nosotros nos decidimos por la Brie (que llevaba reducción al P.X, además del brie, la cebolla caramelizada y la rúcula) y la Cheese Bacon (hojas verdes, tomate, cebolla caramelizada, pepinillos, bacon y cheddar) a la que además le añadí por 1€ más un huevo frito.

Tardan un poquito en servirla y no habíamos pedido entrante porque no íbamos con mucha hambre, pero si siempre que tardaran me sirvieran luego una comida así nuca habría problema en ninguna parte. Las hamburguesas estaban sencillamente exquisitas. No les puedo poner ninguna pega. Las sirvieron en un plato alargado, con sus salsas aparte, con patatas fritas caseras, fritas en aceite de oliva y con romero por encima, todo para chuparse los dedos.
No pedir entrante fue un gran acierto porque casi no pudimos terminarnos las hamburguesas (que son de 140gr de carne).
EL Tapeador Burguett
Cheese Burguer

Decir sobre la Cheese Bacon que los pepinillos son los mejores que he probado nunca y que la rúcula, el queso, el tomate y la cebolla caramelizada resultaron una mezcla fantástica. Es difícil de explicar pero voy a atreverme a deciros que hasta día de hoy es la mejor hamburguesa que he comido nunca.

EL Tapeador Burguett
Tarta de Queso
Para terminar decidimos apostar por un postre casero, la tarta de queso Idiazábal, que nos presentaron en un tarrito, con la tarta, un bizcocho, mermelada y nueces. Cuando lo probé casi me caigo de la impresión. Fue como tomar a cucharadas queso viejo con bizcocho y miel. Tiene que encantarte el queso fuerte para que te guste este postre, si es así te encantará y si no lo odiarás.

El Burguett no es barato (la media de hamburguesas son 9€) pero la calidad tiene precio y si estás dispuesto a pagarlo no te arrepentirás. Si os gusta disfrutar de la carne, las hamburguesas y sus posibles variantes venid sin pensarlo.







Valoración



Especial El Tapeador: caracoles

1 comentarios

Si hay algo por lo que a los sevillanos nos encanta la primavera no es por la Semana Santa, la Feria, porque los días son más largos o el tiempo mejora... ¡no! ¡Es porque se puede empezar a comer caracoles!

El Tapeador, fiel a su estilo de salir a tapear, ha probado algunos de los bares más típicos y famosos en el arte del caracoleo y aquí tenéis el ranking de resultados que se irá actualizando según avancemos en la ruta del caracol.

1) Bar Zurbarán, situado en la Plaza de Zurbarán (Pasaje de los Azahares/ calle José Gestoso). Aunque ha sido el último en aparecer se ha colocado rápidamente en el primer lugar. Los culpables han sido sus caracoles picantitos y su rico caldito lleno de tropezones. Si aún no habéis ido no os lo podéis perder.

2) Bar Umbrete, situado en la Plaza del Pumarejo. Aquí tenemos dos especialidades a destacar: los caracoles y las cabrillas. Los caracoles están súper ricos también; normalmente en su punto justo de picantes. Aunque lo que merece la pena de este bar son las cabrillas; así gorditas, con su salsa de tomate con tropezones de jamón y cachitos de pan para mojar en la salsa.

3) Bodega Norte Andaluza, situada en la Alameda de Hércules. ¿Quién imaginaría que en este bar hubiera unos caracoles tan ricos? Pues sí, picantitos y bastante colmada la tapa. Aunque para ponerle un "pero" creo que los caracoles eran un poco pequeños.

4) Café bar Mega, situado en la calle Macasta. Sí queridos amigos, el Mega también hace unos muy ricos caracoles en su punto justo de picantes y, como es siempre habitual en ellos, en grandes cantidades.

5) Bar Rodríguez, situado en la Plaza de San Antonio/ calle San Vicente. Durante muchos años ha sido nuestro bar preferido para caracolear, pero este año ha bajado en el ranking de caracoles. La verdad es que no estaban muy bien conseguidos y las medias raciones, comparadas con los otros bares que os hemos presentado, son un poco escasas.

Come caracoles. El Tapeador.

Bar El Cordobés-La Mezquita

0 comentarios

Hoy en El Tapeador nos trasladamos hasta la sevillana plaza de Santa María la Blanca, plaza conocida por muchos y zona de bueno bares. Os vamos a comentar lo que nos pareció uno de los más señeros y tradicionales: el bar La Mezquita.

El bar El Cordobés o La Mezquita se especializa en flamenquines caseros, de los típicos de Córdoba, claro está.
Nosotros para empezar abrimos boca con otro plato típico de la zona, el Salmorejo, que estaba riquísimo y no le faltaba un perejil, aunque a mi siempre me sobra esa cucharada de aceite que le echan por encima en casi todas partes, pero es que soy muy mijitosa.

Un consejito que os doy es que preguntéis por las especialidades del día, que están fuera de carta. Ese día tenían chuletitas de pavo y chipirones rellenos, y los dos platos me llamaron muchísimo la atención así que pedí una tapa de cada uno.

Las chuletitas estaban simplemente exquisitas, venían con buenas patatas cortadas en rodajas, guisadas con su salsa y su verdurita, las chuletas eran dos finitas pero muy muy ricas.
Los chipirones estaban rellenos e igualmente guisados, servidora es muy fan de los chipirones en todas sus vertientes y siendo sinceros, es una tapa bien difícil de encontrar fuera de la especialidad "a la plancha". Tampoco me decepcionaron, suaves pero en su punto y sin ningún desperdicio.

Sobre los flamenquines diré que son enormes y también venían acompañados de las mismas patatas guisadas, la tapa es un poco más elevada de precio que las demás, pero si sois amantes de este plato no dejéis de probarlo en La Mezquita, porque merece la pena.

Para terminar probamos con la pavía de bacalao, fresca y bien frita, y sobretodo nada aceitosa, que es lo que importa en este plato. Otra muy buena elección. Los precios son muy económicos para como se está cotizando ahora esa zona, así que nos salió muy barato, con café y postre incluido.

El único punto negativo es que pedimos un trozo de tarta de chocolate de postre y no nos gustó demasiado, estaba demasiado fría y demasiado seca, mejor darse un paseo después y buscar una heladería o confitería.

Como veis casi hicimos pleno, toda la comida la bañamos con Cruzcampo bien fría, aunque hacía fresco estuvimos en la terraza, en la que a medio día da el sol y es muy agradable, el servicio fue atento y aunque en un principio no tenía muchas expectativas en este local está claro que me equivocaba de todas todas, y me quedan pendiente por probar sus boquerones en vinagre y su solomillo al whisky, del que me han hablado maravillas. Desde entonces lo recomiendo a todo el que me pregunta donde comer por la zona.

Valoración:


La Venencia

0 comentarios

Antes de conocer otras zonas de Sevilla es importante conocer bien el propio barrio y eso es lo que El Tapeador ha hecho: continuar de excursión por la zona del Museo-Plaza de Armas para acercarse a La Venencia, bar situado en la calle Julio César nº 10, al ladito de otro bar que ya reseñamos hace tiempo, El Bokao

La Venencia Sevilla

No recuerdo en qué año La Venencia llegó al barrio, pero ahí sigue, sirviendo desayunos, almuerzos y cenas y congregando a un público cada vez más fiel. Recuerdo haber ido con mis padres hace mucho tiempo. No recuerdo si me gustó mucho o poco, la verdad, pero esta última vez sí que lo he disfrutado bastante. 
Lo típico antes de ir a un local es preguntar entre tus conocidos cuál es la especialidad de la casa. Nadie dudó en decirme que era el paté de pato, así que ni lo dudamos a la hora de comenzar a pedir. Después de mi incursión me enteré de que también tienen una variedad de tostas increíbles y de ingredientes variados y "extraños" de mezclar. Me he quedado con las ganas así que tendré que volver para las tostas. 
Paté de pato- La Venencia Sevilla

El paté de pato con mermelada de arándanos está espectacular. Lo sirven en un plato hondo cubierto de mermelada y encima el paté y lo acompañan con mini biscottes crujientes. Me encanta el paté y éste merece mucho la pena. Si vais, tenéis que pedirlo. Es parada obligatoria. A mi no me gustan mucho las mezclas de dulce-salado, la verdad, soy más de salado pero esta mermelada no está especialmente dulce así que se complementan genial los sabores. El precio creo que ronda los 7€. 

Langostinos con bacon- La Venencia Sevilla
Otro plato que pedimos fue langostinos con bacon. Creo que es uno de mis platos favoritos. No sé de quién fue la idea de unir estos dos ingredientes, pero dio en el clavo. Sin embargo, a la hora de crear los dátiles con bacon se equivocaron completamente.... Es un plato enorme, comimos varias unidades cada uno y lo mejor de todo es que los langostinos son bastante grandes y tienen mucho bacon alrededor. Lo que menos me gustó fue la salsa que le pusieron, una especie de mayonesa suave, que enmascara un poco los dos sabores principales. 

Solomillo al cabrales -La Venencia Sevilla.
El tercer plato fue el solomillo al cabrales. Cuatro filetes bastante grandes con una crema de cabrales muy suave no demasiado salada y con queso rallado por encima. 
El acompañamiento de patatas -de bolsa- está muy bien para poder rebañar la salsa sobrante. 

Calamares a la romana- La Venencia Sevilla. Por último pedimos un plato de calamares a la romana que estaban muy tiernos y con un rebozado en su punto. Esto es importante de reseñar porque hay lugares en los que el rebozado ocupa más que el propio calamar y al final lo que comes es rebozado. Este fue el plato que menos nos gustó porque la cantidad era muy justa y los pusieron casi fríos.Y bueno, tampoco es un plato muy elaborado. Ricos y tiernos pero completamente prescindibles. 

Platos que quiero probar en mi siguiente incursión: una tosta de solomillo con queso brie y cebolla caramelizada y la de atún con cerezas (ñam ñam). Me llamó mucho la atención el montadito de pollo al curry y me han comentado que están bastante buenas las berenjenas gratinadas y los huevos rotos con jamón. Eso sí, el paté lo pediré siempre. Es un must del local. 
Tienen también algunos postres caseros, aunque no demasiados: flan de queso, tocino de cielo y helado. 

La Venencia es un local mediano con una decoración coqueta en madera que tiene seis mesas dentro y otras tantas fuera. Normalmente no suele haber mucho problema para coger sitio a no ser que sean fechas especiales. Podría decir que he visto más gente entre semana que en fines de semana. 

Me gustó mucho la efectividad del servicio. Sólo había una camarera que servía tanto la barra como las mesas ocupadas -unas seis entre dentro y fuera- y lo hizo de manera impecable y trayendo los platos en el tiempo justo, sin esperas innecesarias y sin atropellarse los platos en la mesa. ¿Una pega? Fuimos la única mesa del local al que no le pusieron mantel. Aunque al principio no nos dimos cuenta sí al final y nos pareció un detalle un poco feo. 

Los precios de las tapas rondan entre 2'50-3€; los platos entre 7-9€; las tostas entre 7'90-8'90€; los montaditos alrededor de 2€ y los ibéricos entre 2'50-12€ y el surtido a 16€. 
Si bien no es lugar especialmente barato la calidad y cantidad de los platos no te decepcionarán. 

Tienen menú del día por 7'90€ y cierran los sábados y domingos al mediodía. Juraría haberlo visto abierto también en estos momentos, pero es lo que pone en la carta. Cuando vuelva me fijaré mejor en ese detalle.

Por todo esto nuestra valoración es: 


Café Bar Mega

2 comentarios

Comer es una pasión y eso mismo es lo que intentamos transmitir en El Tapeador con nuestras críticas. Hay sitios por los que sientes pasión y así lo transmites. Hoy os traemos al café bar Mega situado en la calle Macasta (detrás de la calle San Luis, para ubicaros). Tenía muchas ganas de hacer esta crítica porque desde el primer día que me llevaron me quedé totalmente enamorada.

Hamburguesa Jack Daniel's- Café Bar Mega.
De Jack Daniel's
El Mega es un bar de los de siempre que hace un par de años cogieron dos chicos: Salva y Javi y fusionaron la comida tradicional y de toda la vida con una imaginación tremenda. ¿De dónde sino iba a salir el mantacobo o las croquetas de wasabi

Comenzaré por las bebidas. Su marca de cabecera es Pepsi, la cerveza vale 1€ y los miércoles hay cervezas internacionales por 2€. 
Crujipollo

Hamburguesa Yankee- Café bar Mega
Yankee 
Y ahora, lo más importante... ¡la comida! La carta del Mega comprende alrededor de ocho tipos de hamburguesas: crujipollo (con rebozado crujiente), de pollo con guacamole, de buey, con salsa Jack Daniel's, mexicana (un poco picante porque llevan pico de gallo y habanero verde), la yankee (con un huevo frito) y alguna que otra que se me ha quedado en el tintero porque claro... ¡no las he podido probar todas! Y todas vienen acompañadas de  patatas fritas caseras y cortadas muy grandes. Los precios de las hamburguesas oscilan entre 4€ y 6€. Mi hamburguesa preferida es la de buey y entre mis amigos ganan posiciones la crujipollo y la Jack Daniel's.


Surtido de croquetas- Café bar Mega
Surtido de croquetas 
Serranito relleno- Café bar Mega
Serranito relleno
Hamburguesa mexicana- Café bar Mega
Mexicana
Hamburguesa de pollo con guacamole-Café bar Mega
Pollo con guacamole 

Más platos deliciosos: las croquetas. Tengo que decir que casi no puedo hacer crítica de este apartado porque he ido muchísimas veces y sólo he conseguido probarlas la última vez. Pero tanta espera tuvo su recompensa porque las croquetas de salmón, de gambas y de cabrales estaban deliciosas. Las tapas traen dos croquetas ¡pero vaya croquetas! y la ración doce. Aún estoy relamiéndome de gusto. Estoy deseando volver para seguir probando croquetas, tengo pendientes las de wasabi y las de atún con pimiento. 

Hamburguesa de buey- Café bar Mega.
De buey




Otros platos que es imprescindible pedir: nachos, con su puntito picante; guarritos, tiras de cerdo fritas con mojopicón; jalapeños rellenos de queso cheddar y el serranito relleno, el hermano pequeño del mantacobo: filete de cerdo con pimiento y queso en su interior y empanado. 

Nachos- Café bar Mega.
Nachos



Platos que me quedan por probar y esto será si consigo alguna vez leer la carta- pizarra y no obsesionarme con las hamburguesas ;-) 
1. Mantacobo: dos filetones de cerdo rellenos de pimiento y queso y empanado. 
2. Tortilla de patatas con salsa al whisky. 
3. Pechuga a la parmesana. 
4. Albóndigas. 
5. Piruleta de langostino.
6. Croquetas de todo tipo.
7, 8, 9..... en realidad toda la carta. 

Tienen también postres. No sé todavía cómo pero conseguí probar la tarta de tres chocolates y la de Oreo. ¿Mi favorita como amante del chocolate? La de Oreo ¡ñam ñam!
Tarta de oreo- Café bar Mega.
Tarta de oreo 


Guarritos- Café bar Mega.
Guarritos
¿Qué decir del servicio? De diez. Te sientes totalmente como en casa. Viene el camarero a tomarte nota, charla contigo, te aconseja... Es cierto que si el bar está un poco lleno no hay un trato tan personal, pero aún así no te sientes abandonado como en otros sitios. 

Datos de interés: los domingos con la cerveza ponen paella gratis. 

Y aquí tenéis sus perfiles de Facebook y Twitter por si queréis seguirlos en las redes sociales. Son súper activos y responden enseguida a cualquier pregunta. 

Y por todo esto, nuestra valoración no podía ser otra :-D  






Filetalia

0 comentarios


Hoy queremos dar un poquito más a conocer y también las gracias a una nueva empresa que está arrasando en Sevilla, hablamos de Filetalia (web).

¿Qué es Filetalia? Filetalia es una pequeña empresa que nace en la cabeza de Carlos, un joven recién licenciado de Sevilla, él con la ayuda de sus padres (que son los estupendos cocineros) están sacando adelante esta maravillosa idea.
Se fundó hace unos meses en la capital de Andalucía y está sorprendiendo por su buen hacer y el éxito que está cosechando.

Filetalia ofrece los platos más típicos de nuestro gastronimía, como son la tortilla de patatas, filetes empanados de lomo o de pollo y lagrimones adobados, por poner los ejemplos más típicos; todo lo preparan de manera artesanal, y el resultado es mucho más que satisfactorio. Además los precios son fantásticos
¿La novedad? Que sirven a domicilio, previo encargo. Ideal para fiestas o reuniones de cualquier tipo.
Seamos sinceros, la pizza está pasando de moda y además harta, pero la tortilla casera de una madre o abuela...¡de eso no te hartas nunca!

La presentación es exquisita y todo llega la mar de calentito, excelentemente frito, ni pasado ni aceitoso. ¡No se puede pedir más! Sin duda Filetalia es la mejor opción para picnis, cumpleaños o fiestas, y mucho más sano que el fast food que nos venden hoy día, que no sabemos cómo elaboran ni los ingredientes que utilizan. ¡Apostemos por la cocina casera de toda la vida!

Os recomendamos encarecidamente que os paséis por su web y por supuesto pidáis un día, cuando degustéis sus platos os haréis asiduos a ellos. En su web además podréis encontrar más recetas, información sobre su política y métodos y mucho más.

Valoración

Los Alcores

0 comentarios

Y aunque parece que los redactores de El Tapeador estos días se estaban diversificando, no pueden evitar volver siempre al barrio, y por aquí estoy yo. Hoy os traigo la crítica de Los Alcores, situado en la calle Barco, en la zona de la Alameda de Hércules y enfrente de La Fábrica, local del que ya hemos hablado en nuestro blog.

Fachada restaurante Los Alcores.
Fachada de Los Alcores.
Tomada de azahar-sevilla.com 


Solomillo al eneldo. Restaurante Los Alcores.

Es un restaurante al que tenía muchas ganas de ir; me gustaba mucho pasar por la puerta y ver sus hules de plástico de colores, así tipo "cena en el patio en verano". Además, siempre hay bastante gente, por lo que supuse que su cocina era buena. Y no me equivoqué.

Existe otro restaurante Los Alcores en Triana de la misma cadena. Este local de la Alameda tiene un salón en la planta baja y otro en la planta de arriba, además de algunas mesas fuera rodeándolo. Nosotros, fieles al estupendo tiempo de Sevilla, preferimos sentarnos fuera.

La especialidad de la casa es el solomillo al eneldo. Y a mi que no me gustan nada las salsas ;-) , pues me decanté rápidamente por él. No tenía ni idea de a qué podía saber el eneldo y la verdad es que me gustó mucho. Para volver y repetir.

Me llamó mucho la atención que en la carta hubiera ensaladas por personas: individual, para dos y para cuatro (2'50 - 7- 12). ¡Es una idea estupenda! Hay veces que quieres ensalada pero tu acompañante no y al final no la pides. Los Alcores han dado con la solución perfecta. Súper punto para ellos.

Revuelto de boletus. Restaurante Los AlcoresOtras tapas que pedimos fueron croquetas caseras, que estaban normalitas, y chipirón a la plancha que estaba muy rico. A mi las huevas me gustan mucho pero tras una última mala experiencia con ellas no hace mucho les he cogido un poco de manía. Mi acompañante pidió huevas fritas y yo me resistía a probarlas, pero he de reconocer que estaban también muy buenas. Aún así, tardaré tiempo en volver a comerlas.
La última tapa que pedimos fue el revuelto de boletus. Lo trajeron  muy bien presentado y acompañado de mini toast, pero las ansias por comer hicieron que lo estropeáramos muy pronto. Creo que fue la mejor tapa de la noche. Los boletus estaban deliciosos y el huevo cuajadito... ¡qué rico!

Huevas fritas y chipirones a la plancha. Restaurante Los Alcores. No tomamos vino porque yo estaba maluzcona pero la carta era bastante interesante. La próxima vez que vaya pediré alguno y seguiré probando los platos de la carta, en especial los revueltos, que tenían muy buena pinta.

El precio ronda los de la zona, entre 2'50-3€ las tapas, 7-8€ las medias y 10-12€ las raciones.

Me gustaría destacar el servicio de camareros. Son súper lindos y  muy simpáticos, te atienden rápido y te aconsejan muy bien. 

Valoración: 

Rico, rico y con fundamento


 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->