Mostrando entradas con la etiqueta zona centro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta zona centro. Mostrar todas las entradas

El Disparate

0 comentarios

Hace ya unos buenos meses que abrió este nuevo local en la Alameda de Hércules (número 31) y no podíamos dejar de visitarlo, así que aprovechando la visita de unos amigos este fin de semana nos decidimos por este local que tanto nos habían recomendado.



El Disparate es un local nuevo, acogedor y bien decorado, parte de un nuevo Hostel en la Alameda. Según nos habían comentado es hermano del restaurante El Gallinero de Sandra, que nos encanta y descubrimos que la calidad era similar.


Para abrir el apetito pedimos el foie con mermelada que estaba frío en vez de a temperatura ambiente y venía con nueces y una compota un poco agria y pan para untar, la verdad es que estaba exquisito.

De platos probamos algunos de la carta y otros de las sugerencias fuera de carta que nos comentaron cuando nos sentamos, como la choba, el bonito a la plancha con verduritas, el pollo a baja temperatura con crema de payoyo y sobrasada o la brocheta de atún con verduras.

Todo estaba excelente, bien cocinado, sin una espina, sabroso y muy natural, se notaban de enorme calidad los productos, con sabores suaves bien mezclados con especias o salsas, espectacular.



De postre pedimos una tarta de queso y un mousse de limón que compartimos, yo no soy muy dulcera y la tarta de queso no me acabó de convencer por su textura, y quizás porque estaba un poco fuerte. Sin embargo el mousse de limón con fresas simplemente estaba delicioso, a los cuatro comensales nos dejó sin habla este postre.



Bebimos una mezcla de cerveza y vinos, de éstos tienen bastante variedad y los sirven bien. Quedamos encantados con el trato y la cena.

El disparate no es un restaurante/bar barato, pagamos unos 27€ por persona, sin embargo es uno de esos lugares para pegarse un capricho de vez en cuando.
Si después de cenar te apetece tomar algo, en el mismo edificio tienen una terraza chill out en la última planta super agradable, tampoco es especialmente barata para los entándares a los que estamos acostumbrados en Sevilla, pero merece la pena tomarse algo por lo a gusto que se está.

¡Ideal para una noche veraniega!

Valoración

La Terraza (Alemeda de Hércules)

0 comentarios


En El Tapeador somos grandes frecuentes de nuestra amada Alameda de Hércules, lugar prolífico en cuanto a bares y locales, plaza cambiante en la que no paran de abrir nuevas tabernas, restaurares, discotequillas y antros por doquier.

Nos enteramos que el grupo del Duo Tapas, (próximamente dueño de toda la plaza) había abierto un nuevo local justo al lado de sus hermanos, el primero mencionado y el Sidonia. Y allí que nos fuimos a probarlo el sábado noche. Nos referimos al nuevo local llamado La Terraza.


Obviamente y como somos listas, reservamos con antelación. Si no, os adelanto que nos hubiera resultado bien difícil cenar allí ya que estaba como suele decirse de "bote en bote".
El rollo es parecido al del Chifa (también de la misma cadena) y la decoración es bonita, el local es amplio y tienen como mil camareros para atenderte.

Cosas que me han encantado del La Terraza: que tienen cervezas artesanas de tirador y también en botellines. Que tienen muchísimo personal atendiendo y son muy agradables. Que puedes elegir entre tres cartas y es como si comieras en tres sitios a la vez!


Os explico esto último. Sidonia, Duo Tapas y La Terraza son tres locales practicamente pegados y del mismo grupo, en calle Calatrava (ya casi Alameda). Cada uno tiene su propia carta, pero en los tres locales puedes pedir las cartas de los otros dos y disfrutar tapas de unos y de otros. Los camareros salen y van al otro bar y te traen tu tapita y esto mola un montón!!

La carta de La Terraza es, de momento, la más cortita de las tres, pero variada y riquísima. Pedimos la ensaladilla de pollo al curry que fue de mis platos favoritos de la noche.


Variamos con las demás cartas y de entre los tres locales deglutamos tapas como: croquetas variadas, verduras en tempura (tapa enooooorme), rissoto cuatro quesos, rissoto de boletus, tartar de atún y
solomillo con verduras, que vino muy bien presentado en una especie de plato-barco pero luego estaba un poco tieso.

Y para acabar, la guinda la pusieron las tartas caseras de queso con dulce de leche y zanahoria, que estaban por supuesto riquísimas.



Pagamos 14€ por cabeza, un precio irrisorio para lo bien que comimos, así que ¿qué os puedo decir? pues que sin dudarlo debéis probar este nuevo local y disfrutar de las viandas exquisitas de 3 bares en 1, de buena calidad y con un ambiente la mar de agradable.

Valoración 

Gastrobar Zalata

0 comentarios




Esta semana dando una vuelta por la zona de San Juan de la Palma, siendo tarde y buscando un sitio agradable para comer y que tuviera mesas fuera, fuimos a parar a Zalata, un nuevo gastrobar tranquilo y bonito en la calle Doña María Coronel.



Según pudimos ver en su carta y por su servicio lo llevan latinos y la carta es una fusión entre las carnes y sabores de aquí con los de allí. Tiene una carta no muy amplia pero con un poquito de casa cosa (carnes, pescados, tapas frías, etc).

Como éramos cuatro pudimos probar diferentes tapas, a saber, cous-cous de quinoa con cordero, rollito de abril y aceite negro (rollos de patata normal y violeta con aceitunas y salsas picantes), el crujiente de queso de cabra y peras caramelizadas (una especie de hojaldre muy bien cocinado con queso de cabra y, creo que espinacas, dentro), briwate de dos sabores (como unos grandes nachos o tortas con pollo y salsita por encima), tiras de pollo con espaguetis de patata, bacalao de bilbao con arroz negro y por último el solomillo de ternera con tortilla.


Todas las recetas así como las presentaciones son muy elaboradas como veis en las imágenes, se nota que los productos son de calidad y los sabores eran muy buenos.

Me gustaron especialmente los briwates de pollo y el crujiente de queso de cabra y peras caramelizadas, el bacalao negro también estaba riquisimo y el arroz con su poquito de alioli por encima. Lo que menos me gustó fueron los rollos de patatas con trozos de aceitunas, que no le vi demasiado el punto.

De precio no está mal, pagamos 25€ por pareja, bebimos unas cuantas cervezas y tomamos dos tapas cada uno. No es especialmente barato, pero es lo que se suele pagar cuando la cocina es de este tipo y el tipo de presentación.



Como gran punto negativo diré que el servicio fue regular. El chico que nos atendió era muy agradable pero tardaron en servirnos muchísimo tiempo. Al menos media hora o más para la primera tapa. Tampoco nos pusieron servilletero en la mesa. En Sevilla estamos acostumbrados a un buen trato en los bares y a mucha rapidez y esto, teniendo en cuenta que había un par de mesas más no me pareció de recibo, le quita puntos a la crítica. No sé si es algo habitual allí o fue puntual.



Tienen una web en la que podéis ver lo que ofrecen y conocer un poquito mejor la historia del lugar y su chef.

Resumiendo, lo recomiendo, la cocina es buena aunque tampoco es una cosa loca, los productos son de buena calidad y la carta es original. Id con tiempo porque son lentos.

Valoración


Las Piletas

0 comentarios

Lo mejor para escribir un post es hacerlo con la barriguita llena, y a partir de hoy todos los voy a escribir así. Hoy os voy a hablar del restaurante Las Piletas, sito en la calle Marqués de Paradas nº28, al lado de Kabuki y enfrente del Noha.

Jamón ibérico. Las Piletas. El Tapeador. Tapas en SevillaEs un restaurante de cocina andaluza, que abre para desayunar y cierra después de cenar con copa. La decoración es taurina, con cabezas de toro, fotografías de toreros repartidas por todo el local, y jamones colgados; y al estar relativamente cerca de la plaza de toros y del hotel Colón, también es posible encontrar allí a algunos toreros en ocasiones.
Es un restaurante dividido en cuatro estancias: barra, salón de abajo, saloncito arriba y terraza.
Sus desayunos son conocidos en todo el barrio: tostada de jamón con tomate y aceite, café con leche y zumo de naranja. Y aunque lo pueda parecer, no son nada caros en comparación con otros "desayunos" que ponen en el barrio. La clientela es fundamentalmente de trabajadores de la zona y personas mayores. Voy a ir a hacerles una visita matinal esta semana, ¡qué ganas!
Bueno, pasemos a algo más contundente. La especialidad de Las Piletas son las chacinas, en especial el jamón, aunque a mí también me gusta mucho la caña de lomo y el queso viejo de oveja. Mmmmm, queso viejo, mmmmm.
Calamares. Las Piletas. El Tapeador. Tapas en SevillaYo no suelo tomar sopas cuando salgo fuera de casa, pero a mi padre le gusta mucho la sopa de picadillo y la de marisco que hacen aquí.
La última vez que estuve sentada en el salón del restaurante fue para celebrar el cumpleaños de mi padre. Hacía muchísimos años que no entraba, y la verdad es que he redescubierto su cocina. Tomamos varios platos, todos súper ricos: revuelto de salmón con gambas, revuelto de habitas con jamón, almejas (o coquinas, no recuerdo bien), calamares, acedías, solomillo al whisky y postres variados. Salimos de allí rodando.

Solomillo al whisky. Las Piletas. El Tapeador. Tapas en SevillaEl revuelto de salmón con gambas me gustó, pero el de habitas con jamón estaba espectacular porque las habitas estaban muy tiernas y casi se deshacían en la boca. El jamón igual de espectacular en revuelto que con unos piquitos.
La fritura de pescado excelente. Me gusta mucho en este sitio porque el pescado no está aceitoso ni harinoso ni te sientes pesada cuando lo comes. Además, los calamares estaban muy tiernos.
Al solomillo al whisky creo que tendría que dedicarle un post entero. Pensé que no iba a babear pero me he autoengañado. Ponen unos filetitos en su justo grosor con una salsa super rica y patatitas. No os puedo describir el sabor, lo mejor es que vayáis y los probéis. 
El postre variado es un plato con tocino de cielo, flan de queso y otro dulce más que no recuerdo bañado en nata. A mí los dulces no me gustan, pero la verdad es que de este plato dí buena cuenta.
Ahora tengo muchas ganas de volver para probar la cola de toro y el cordero.
El servicio de camareros es muy bueno aunque tengo que decir que a nosotros siempre nos ha atendido Gabriel, que es un camarero super atento y muy profesional.

Y por todo lo indicado anteriormente, nuestra valoración es



Merlot&Albariño

0 comentarios



Hace un par de días, aprovechando la visita de unos amigos decidimos salir a cenar al ilustre barrio de Santa Cruz. Nos habían comentado que uno de los bares de Puerta de la Carne acababa de reabrir, así que decidimos darle una oportunidad.

El sitio en cuestión se llama Merlot & Albariño, y está justo en la esquina con la calle Menendez Pelayo. Cuando llegamos había bastante gente en el interior, pese a lo cual nos recibieron, acomodaron y atendieron con presteza. Como por lo visto era la inauguración aquella misma noche, además de las croquetas de jamón y salmorejo que pedimos – que se notaba que eran caseras y estaban de muerte – nos sirvieron una tapa de carrillada y otra de albóndigas con parmesano.

De la primera debo decir que hacía mucho que no comía una carne así, el punto estaba perfecto y la salsa acompañaba muy bien. En cuanto a las albóndigas, yo no las comí porque soy intolerante a la lactosa, pero a mis acompañantes les parecieron bien. También comimos magret de pato, con mención especial a las patatas y al calabacín de la guarnición, que estaban bien buenas.
A la hora del postre pedimos un par de cosas para compartir. El pastel de almendra con crema de naranja me encantó, no así tanto la sopa de chocolate blanco con helado de fresa, ya que no me gusta mucho ese sabor de helado.

En cualquier caso, en general debo decir que la experiencia fue muy positiva, y que recomendaría el bar a cualquiera, y en especial a los amantes de la buena carne, que seguro que no saldrán defraudados. Es la mejor carne que he comido en Sevilla. También tienen extensa carta de vinos.
Fue algo caro pero por la calidad del producto lo valía. Dependiendo de lo que pidió cada uno nos costó entre 15 y 30€ por cabeza según los que quisieron vino o no.

Valoración: 


Post escrito por nuestra colaboradora Tina

Taller de fotografía gastronómica #GastroFotoPando

0 comentarios

El jueves pasado tuvimos la oportunidad de acudir a un evento diferente. Por primera vez no asistíamos a la inauguración de un bar o restaurante sino a un taller de fotografía gastronómica, impartido por el prestigioso fotógrafo gastronómico Manolo Manosalbas en el restaurante Pando (calle San Eloy, 47).
Encontramos muchas caras conocidas (¡hola IgersSevilla!) e hicimos nuevos amigos foodies como nosotras :-)
El evento consistía en fotografiar entre dos personas cinco platos de la nueva carta que se podrá degustar a partir de septiembre. El cocinero artífice de los platos es Manolo Mediavilla.

#GastroFotoPando. El Tapeador: tapas en Sevilla

Manolo Manosalbas nos comentó algunas curiosidades de la fotografía gastronómica. Por ejemplo: en Estados Unidos hay establecimientos que tienen prohibido hacer fotos a los platos y hay que utilizar las de su book oficial, para que salgan las imágenes que ellos quieren. Otra teoría es que con la toma de fotos los servicios de comida se alargan y tienen menos clientes.
Antes de comenzar, algunos truquillos: el plato tiene que mostrar tu propio enfoque; no sólo capturar una imagen, sino transmitir lo que el plato nos está mostrando; y por último, que nuestra imagen esté a la altura del plato que tenemos por delante, cuidar todos los detalles (luz, ángulo...) y no "echar la foto" deprisa y corriendo. Tenemos que recordar que ese plato tiene mucho trabajo previo en la cocina.

Comenzamos el taller con la ensaladilla de gambas con mayonesa de manzanilla y la primera lección. Normalmente las fotografías se hacen en vertical, pero cuando hay platos redondos hay que hacerlas en horizontal.  Nosotras estuvimos probando ángulos, texturas,fijándonos en detalles, añadiendo tomatitos cherry, esparciendo la ensaladilla por el plato... hicimos varias tomas.

Ensaladilla con mayonesa de manzanilla. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en Sevilla

La segunda tapa fueron los mejillones con coco y curry. Plato elaborado con mejillones, curry con base de leche de coco, pimentón de la Vera y aceite de oliva, con acompañamiento de col fermentada.

Mejillones con coco y curry. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en SevillaFue un plato difícil de fotografiar porque toda la comida se encontraba colocada a lo largo de un plato, y las tomas que hacíamos no nos gustaban mucho. Al final decidimos agrupar los mejillones alrededor de la col para hacer nuestra propia composición. También llegamos a la conclusión de que los mejillones no son muy fotogénicos y Manolo nos dio un truco: como los mejillones suelen estar un poco secos, para que salgan más brillantes hay que pintarlos con un pincel con aceite de oliva. Solución momentánea para la foto. Probaremos en casa.


Mejillones con coco y curry. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en Sevilla

La tercera tapa fue una sopa de cigalas con lomo de salmonete. Plato redondo y blanco así que foto en horizontal. La primera toma fue la campeona, a Manolo le gustó mucho que hubiéramos conseguido un poco de brillo en los lomos de los salmonetes. Y eso que lo hicimos sin querer ;-) Otro consejo fue intentar mostrar algo más que el plato, un poco del contexto de la mesa.

Sopa de cigalas con lomo de salmonete. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en Sevilla

Presa ibérica de bellota con soufflé de calabaza y crema de boletus. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en SevillaLa cuarta tapa fue presa ibérica de bellota con soufflé de calabaza y crema de boletus, presentado en un plato de pizarra negra. La pizarra negra es lo mejor que nos podría pasar en cuestión de fotografía gastronómica, ya que no hay que ajustar balance de blancos y todos los colores de la comida se aprecian mucho mejor sobre fondo negro. Y yo que le tenía un poco de manía a la pizarra.... al final la voy a adorar, ya veréis...
Presa ibérica de bellota con soufflé de calabaza y crema de boletus. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en SevillaEste plato era muy plano y Manolo nos recomendó que lo tuneáramos un poco para darle volumen. En lugar de colocar todos los elementos por separado, su consejo fue montar la presa sobre el soufflé y así conseguir un plato con volumen. También que jugáramos con los cubiertos y los detalles.

Y ya para terminar, el postre: bizcocho de remolacha con crema de payoyo. Este era un plato con altura así que para que se viera bien, lo ideal es hacer la foto de abajo-arriba y a ser posible desde una superficie más alta (nosotras colocamos el plato sobre el servilletero).

Bizcocho de remolacha con crema de payoyo. Restaurante Pando. El Tapeador: tapas en Sevilla

Se sorteó un libro y una cena que no nos han tocado :-( pero la verdad es que poder asistir al taller ya fue todo un regalo. Intentaremos poner en práctica todos los trucos y consejos recibidos para que los dueños de los bares y restaurantes de nuestras próximas reseñas estén contentos con las imágenes que ponemos de sus platos.

Y como no podía ser de otra manera, nuestra valoración del taller es


Banzai

0 comentarios

El fin de semana pasado y aprovechando una buena promoción de Banzai (la carta al 50%) en la app El Tenedor decidí probar este japonés ubicado en la calle José Gestoso al que hacía tiempo que tenía ganas.

El local lo conocía bien ya que el restaurante lo comparte con Microteatro, y ya había estado allí tomando unas cervezas algún día antes y después de ir a los teatros que por cierto también recomiendo.

Pedimos a la carta gyozas, sopa de miso, rolls de aguacate con salmón flambeado, sashimi de anguila, yakisoba con verduras y solomillo, tempura variada y para terminar tarta de queso. Lo maridamos todo con cervezas japonesas.

El local como digo es amplio y tiene varias plantas y terraza fuera. Los camareros fueron agradables y nos explicaron algunos platos que nos resultaban desconocidos, pero eso si, la comida tardo demasiado. Nos dijeron que todo el mundo había llegado a la vez y que estaban colapsados, sin embargo el restaurante no estaba lleno. Es la única cosa negativa que decir.

Por lo demás todo fue prácticamente perfecto, el tamaño de los platos es pequeño y hay que pedir variedad, pero así puedes probar más cosas y degustar diferentes sabores. Lo que más me gustó fue la tempura y los rolls con el salmón flameado...espectacular.




Lo que menos la tarta de queso, que ni tiene nada que ver con la gastronomía japonesa ni era nada del otro mundo.
Las cervezas muy muy ricas aunque tampoco demasiado especiales.


El precio es elevado, es un local para ir a darse un homenaje de vez en cuando pero no para todos los meses (al menos para mi bolsillo). El almuerzo con el 50% de descuento nos costo 32€ por lo que sin descuento nos hubiera costado unos 65€ aproximadamente.

Valoración








Mano de Santo

0 comentarios


Lleva solo un par de meses abiertos y como buena "alamedera" que soy tenía que probarlo. Su nombre es Mano de Santo y se encuentra en plena Alameda de Hércules, en el número 90. El local es bonito y muy nuevo, con algunas mesas fueras para poder disfrutar del ambiente de esta ya famosa plaza.

Me gusta la comida mejicana, en mi vida no he tenido muchas oportunidades de probar la de verdad pero sí alguna que otra y tenía gansa de probar éste a ver como se daba, según tenía entendido el restaurante servía cocina mejicana de verdad, no la típica tex mex que podemos encontrar en casi cualquier restaurante familiar.

La carta no es muy extensa pero suficientemente variada, además es muy barato ya que los platos son más bien en tamaño tapa, por lo que rondan los 3 ó 4€.

Para empezar pedimos un cuenco de guacamole con nachos (éstos eran de los tradicionales, no nachos de mentira ni doritos), el guacamole me encantó, no estaba picante en general aunque algunos trozos sorprendían y picaban por los trocitos de pico de gallo, así que no lo recomiendo a las personas que no soportan el picante.

Seguimos y pedimos algunos tacos (el barbacoa de cordero y el pastor),  y quesadillas para compartir.
El resultado fue más que decepcionante, no puedo decir de ninguno de los platos (exceptuando el guacamole) que realmente me gustara, me resultaron sosos y nada sabrosos, además la cebolla cruda le quitaba el sabor a la carne.

Uno de los tacos traía un buen trozo de tocino/grasa pegado a la carne con el que me engollipé y tuve que expulsar...resumiendo, no pienso volver.

Se nota que pretenden servir comida tradicional mejicana, pero desde mi punto de vista deben esforzarse más por hacer los platos más sabrosos y vistosos ya que no dicen nada. No me importaría pagar un par de euros más pero por más calidad.
Alguna salsa, queso, tomate o verduritas picadas, frijoles...no le hubieran venido nada mal de acompañamiento a los platos.

Lo cierto es que no me gustó nada por lo que no puedo recomendarlo, mi valoración es negativa.




Sushi en casa

0 comentarios

El post de hoy está dedicado a uno de esos días en los que estamos un poco más flojillos de la cuenta y no nos apetece salir a comer fuera ni tampoco cocinar dentro. Y ¿qué mejor que mimarnos con una suculenta bandeja de sushi recién hecho a domicilio? Aquí mis tres favoritos (de momento).

Sushi & Brothers o La Sushiteka (Calle Correduría, 4)
Soy muy fan de este sitio desde que me lo recomendó una amiga. Pasamos por la puerta, encargamos el sushi para cenar y como hacía un poco de frío decidimos quedarnos allí y ver cómo lo hacían. Creo que es uno de los mejores establecimientos en los que he probado sushi en Sevilla. 
Los chicos son encantadores y no les importa que mientras hacen el sushi les preguntes. 
Sólo una vez he ido a recoger allí directamente, siempre les pido a domicilio. El tiempo estimado de entrega es de 40 minutos, y un día que tardaron un poco más me regalaron una ensalada de algas. 
Yo solía pedir la bandeja para una o dos personas (aunque la de una persona casi que da para dos), la ensalada de algas que me encanta y las gyozas de pollo. 
Ahora han cambiado el menú y por 15'95 te llevas: 11 piezas de sushi, 4 gyozas, una ensalada de algas y una sopa miso. Creo que uno de los días del puente va a caer un menú de los nuevos. 
También hacen cursos de iniciación al sushi y en ocasiones tienen ofertas. ¡Atentos a su página Facebook

Sushi&Brothers Sevilla. El Tapeador. Tapas en Sevilla
Festivolín de sushi, ensalada de algas, adamame, gyozas... yummi! 

Wasabi Sevilla (Calle Amor de Dios, 42 y ahora también calle Baños, 11) 
De momento sólo he probado el servicio a domicilio de la calle Amor de Dios, y tengo que decir que normalmente cumplen con el tiempo estimado de entrega. Incluso en una ocasión tardaron muchísimo menos un día de lluvia, me quedé totalmente sorprendida. Mi consejo es que pidáis muy temprano, así no tendréis un largo tiempo de espera. 
Me gusta de Wasabi que la chica que atiende es muy simpática y te explica con detenimiento todos los tipos de makis, nigiris, sashimi... que tienen en el restaurante. Y te aconseja según tu gusto. Yo he probado las bandejas individuales que cuestan 12€ y están compuestas de 4 makis, 4 uramakis, 2 nigiris y 1 gunkan; edamames; las gyozas de langostinos y las de pollo y verdura y el tartar de atún rojo con aguacate. 
Tienen bandejas para varias personas, otras variedades que podrás ver en su web y también una pequeña tienda en la que podrás encontrar todos los ingredientes necesarios para aventurarte a cocinar sushi en casa. 
En su página web podréis encontrar información sobre todos sus productos y novedades. 

McSushi (Calle San Pablo, 8) 
Por cercanía a mi hogar prefiero ir a recoger mi pedido, aunque también te lo puedes tomar en el local porque tienen varias mesas altas dentro y un par de ellas fuera. 
La verdad es que un día lo vi, me dio curiosidad, entré y pedí. Y el resultado me gustó. Aquí sólo he probado las bandejas "individuales" de 18 piezas que cuestan 13'50€ y aunque ya tienen establecido el contenido de cada una de ellas, es posible modificarlas. Yo pedí una que llevaba makis de atún picante y les pedí si podía ser atún normal, me dijeron que sí y me pusieron uno de atún picante para que lo probara. Acerté con el cambio... ¡cómo picaba! 
Las piezas de sushi son enormes, más grandes que en cualquier otro establecimiento que haya probado con anterioridad, el servicio es excelente y la presentación muy buena. Y al estar cerquita de casa me viene genial para un día en que no quiera esperar mucho. 
Puedes consultar el resto de su carta y locales en Sevilla en su web

McSushi. El Tapeador. Tapas en Sevilla

Mi valoración no puede ser más que 


Yo sigo a la búsqueda de más lugares favoritos que me traigan el sushi a casa, ¿me ayudas con un comentario? ¡Gracias! 

Taberna Peregil

0 comentarios

Cualquier persona (sevillana o no) que lleve en Sevilla más de una semana conoce la Taberna Peregil. Yo soy una asidua porque trabajo cerca y es uno de los sitios de Mateos Gago más rancio, con solera y además barato, siempre una buena opción para tomarte un botellín fresquito o el típico vino de naranja.

El peregil no sólo tiene ese pequeñísimo local que todos conocemos sino el local contiguo, mucho más nuevo, grande y "normal" por decirlo así. Se agradece, ya que las mujeres si no, no podríamos ir al baño ya que el del local pequeño es sólo para hombres. Eso sí, el local "bueno" es más caro, incluso las bebidas son más caras. (Además existe el famoso bar de Santa Catalina, del que hablaremos en otra ocasión).

El Peregil (el grande) tiene una amplia carta de tapas y un día de relío de esos que ya llevábamos muchas horas e intuimos que nos quedaban algunas más decidimos pedir algo más que los montaditos o chacinas de siempre y probamos su variada carta.

Éramos unos cuantos los que estábamos por allí y teníamos hambre, decidimos pedir un flamenquín gigante y una ración de chipirones plancha.
Como podéis ver en la foto los platos son abundantes y muy bien servidos y los chipirones plancha en vez de la típica ensalada rancia traían como acompañamiento una buena ración de papas aliñas.

Tamién pedimos un buen plato de sus clásicos montaditos, en este caso variados. Mi favorito siempre es el de pringá, aunque el de queso y jamón o el de carne mechá se dejan comer la mar de bien. Si eres una persona de gustos fuertes también puedes optar por el de chorizo picante.

El Peregil tiene buenos precios y vinos muy fresquitos así como manzanillas y vinos andaluces, muchos más baratos que el resto de la calle. Mi recomendación es que si os apetece tasquita y cerveza bien fría o su famoso vino de naranja y no te importa estar de pie elijas el primero, el pequeñito de toda la vida. Si pretendes cenar bien, quieres comer algo un poco más elaborado y necesitas de una mesa para estar sentada y relajarte entonces elijas el nuevo. El servicio es muy bueno en ambos, siendo más informal en el pequeño y formal en el segundo, donde además sirven en mesa. Lo bueno es que puedes cambiarte de uno a otro con facilidad ya que están a un par de metros ;) En resumen: Una tasca de toda la vida, con buena comida, muy bien situada y además donde siempre encuentras buen ambiente. Muy recomendado.

Valoración




La Quinta Brasería

0 comentarios

Un 16 de septiembre muy lluvioso tuvimos la oportunidad de asistir a la inauguración de La Quinta, un nuevo concepto de brasería en el se pueden encontrar carnes, tartares, productos del mar, exquisitos dulces...
Y el pasado sábado conseguimos una mesa tras varias semanas intentándolo. Tengo que decir que reservamos para cuatro, al final nos presentamos cinco y que, a pesar de que el restaurante estaba lleno y todo reservado, estuvimos muy cómodos gracias al desvelo de los camareros. 
La Quinta se encuentra en una antigua casa restaurada en la plaza Padre Jerónimo de Córdoba nº11. Las estancias están distribuidas en dos plantas y en la baja hay también un coqueto patio. La decoración es magnífica, mezcla de clásico y moderno con detalles muy cuidados.

Chips de alcachofas fritas con mojopicón. La Quinta Brasería. El Tapeador: tapas en Sevilla


En La Quinta es posible encontrar casi de todo y para chuparse los dedos. Para picar: jamón, ensaladilla, txistorra, patatas bravas, ensaladas, algunos platos fríos... tartares de atún, salmón, de solomillo de buey; tatakis. También hay que probar las pastas, arroces, huevos y pizzas, las carnes escogidas por nuestros ya conocidos amigos Imanol y Víctor y no olvidar los deliciosos postres de Manu Jara. Un menú de 10, la verdad.

Pulpo a la brasa con brandada de bacalao. La Quinta Brasería. El Tapeador: tapas en Sevilla

Tras los preliminares, comencemos con nuestro menú. Nosotros decidimos tomar todos los platos para compartir. Como entrantes propiamente dicho, imprescindibles los chips de alcachofas fritas con mojo picón. Nunca había tomado así las alcachofas y me encantaron. Ponen dos cubitos con las alcachofas troceadas y el mojo aparte; y el carpaccio de calabacín, champiñones y sardinas marinadas. Súper original y súper sano. Lo repetiré sin duda la próxima vez que vaya.

Carpacio de calabacín, champiñones y sardinas marinadas. La Quinta Brasería. El Tapeador: tapas en Sevilla
También para chuparse los dedos los pescados:  el tartar de atún rojo con cítricos y crème fraîche. Un plato un poco pequeño, pero delicioso; y el pulpo a la brasa con brandada de bacalao. Me gustó mucho porque el pulpo estaba blandito y últimamente es difícil encontrarlo así en los bares o restaurantes de Sevilla. El acompañamiento de brandada de bacalao desmerecía un poco el plato porque no estaba muy rica, pero aún así, un acierto.
Y casi por último... lomo bajo de vaca. Sabíamos que iba a ser un acierto y lo fue. Habiendo elegido la carne Imanol, no teníamos duda. Puedes elegir el acompañamiento. Nosotros pedimos patatas fritas muy fritas y nos pusieron tres cubitos llenos. La carne muy tierna y en su punto, tanto de sal como de cocción.

Lomo bajo de vaca. La Quinta Brasería. El Tapeador: tapas en Sevilla

Y ahora sí que terminamos... ¡los postres de Manu Jara! La presentación es una chulada. Te traen una maletita alargada con todas las muestras de postres de ese día. Hay alrededor de seis para elegir. Nosotros nos decidimos por un brownie de chocolate, un milhojas de crema y un tatín de manzana. El mejor de todos fue el milhojas de crema. El brownie y el tatín estaban ricos pero no espectaculares. Tanto el brownie como el tatín van acompañados de una bola de helado, de caramelo o de mango. A mí me dan alergia los helados así que pedí que los pusieran aparte para poder disfrutar de los postres plenamente.

Milhojas de crema de Manu Jara. La Quinta Brasería. El Tapeador: tapas en Sevilla


Antes de finalizar el post me gustaría hablar del servicio de camareros y la cocina. A pesar de que el restaurante estaba súper lleno, fueron muy eficientes y trajeron los platos sin que tuviéramos que esperar mucho entre uno y otro. Y también agradecer su simpatía, su sonrisa y las recomendaciones.

Los precios son elevados y la cantidad de algunos platos es un poco escasa, no así su calidad. Pero merece la pena darse un lujo aquí de vez en cuando.

Por último, si te apetece tomar una copa con música, en la planta baja hay un DJ a partir de las 16.00 aproximadamente. Quizá tendré que quedarme la próxima vez allí.

Por todo lo contado, nuestra valoración es:



Sigue a La Quinta Brasería en Facebook y Twitter para enterarte de todas sus novedades. 

 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->