La Fábrica

El otro día me animé a probar un nuevo bar que han abierto detrás de la Alameda. Su nombre es La Fábrica y se encuentra en la Calle Correduría nº 1, en su fachada podréis leer "Vinos y Picoteo".

Sobre el local, es acogedor y decorado vintage y con gusto, mesitas de madera pintadas de diferentes colores y barnizadas como antiguas, cajas de vinos, etc. Es bonito, también cuenta con lo indispensable: una terraza muy apañá fuera, nosotros nos decidimos esta vez por el interior ya que era tarde y hacía rasquilla.

El bar me gustó, no es especialmente barato (para la zona en la que está) pero en realidad los precios estaban a la orden del día, las tapas entre 2,90 y 4.90€, la mayoría tirando hacía arriba. La carta no es demasiado extensa aunque tiene suficiente variedad y desde luego está perfectamente confeccionada, se te antoja absolutamente todo, porque son tapas (la mayoría) originales y difíciles de encontrar en otros lugares, y esto me gusta.


Hablemos de lo que nos interesa, las tapas:
Para ir abriendo boca pedimos una ensalada de queso de cabra, con un gran medallón de exquisito queso, un poco de cebolla caramelizada y su exquisita vinagreta, la verdad es que me encantó y llena muchísimo.
Para ir probando también pedimos el tataki de presa, con verduras asadas que era un pisto alrededor, en su punto de cocina y lo más importante, en su punto de sal. Exquisito.
Seguimos con la ensaladilla, que fue la tapa más normalita de la noche, la ponen presentada en una lata de sardinas y aunque estaba buena tampoco estuvo a la altura, demasiado condensada, no me hacen gracia las ensaladillas que son una pasta.
Otra tapa que elegimos fueron las clásicas papas bravas, que me encantaron, tres o cuatro papas pequeñas, enteras con su piel y todo, asadas y con exquisito mojo picón por encima, en su punto y lo mejor, no estaban saladas (como las papas arrugás), todo un acierto.

Seguimos con la tapa de Pinchito Andalú, dos pinchitos (algo pequeños) de cerdo, con cous cous debajo cocinado con pasas y cebolla caramelizada, esta tapa que puede parecer tan sencilla me sorprendió muchísimo, primero por la calidad de la carne y cómo estaba cocinada, increíblemente bien. El cous cous normal pero se agradece el acompañamiento.

También tenían una amplía variedad de vinos, aunque la chica que nos atendió no me supo muy bien recomendar uno ni hablarme a fondo de ellos, les recomendaría una carta para poder elegir mejor, ya que finalmente pedí Rioja de la casa y no era nada del otro mundo. Por iotro lado decir que el servicio fue bueno y atento.
Está más que claro que volveré ya que quiero seguir investigando los vinos y esa estupenda carta, me quedé con las ganas de probar el risotto acompañado de habitas y los calamares en su tinta con arroz.

Valoración:


2 comentarios:

 
  • El Tapeador © 2012 | eltapeadorsevilla@gmail.com| Diseñado por BUMERlab
    !-- Place this tag where you want the +1 button to render. -->